Información general
Martes 02 de Agosto de 2016

El gobierno de Suecia quiere saber si sus habitantes tienen mucho menos apetito sexual

Algunos estudios refieren a la disminución de la actividad sexual en ese país y desde el Estado buscan determinar si el estrés u otra causa puede acarrear otro tipo de inconvenientes a la salud de la población.

El ministro de Salud de Suecia, Gabriel Wikström, encargó a la Agencia de Salud Pública del país nórdico un amplio informe sobre los hábitos sexuales de sus habitante, que culminará en 2019, y que es el primero que se realiza a nivel nacional desde hace 20 años, según informan varios medios nacionales e internacionales.
El motivo de tal despliegue está directamente relacionado con las publicacioens de los últimos años en varios medios nacionales de estudios que refieren a una menor actividad sexual entre los habitantes de este país europeo.
"La sexualidad es un área que influye fuertemente sobre la salud de las personas, de tal forma que no sólo podemos hablar sobre temas como las enfermedades venéreas sino también acerca del propio deseo".
El propio Wikström escribió una columna en el diario "Dagens Nyheter" en la que consideraba "importante investigar si este es el caso y, si es así, cuál es la razón", afirmaba el ministro quien añadía que "si el estrés y otros problemas de salud están afectando a las vidas sexuales de los suecos eso también es un problema político".
En declaraciones al periódico The Guardian, uno de los asesores de Wikström, Morgan Eklund, aclaró que en su columna el ministro se refería concretamente al estudio publicado en 2013, realizado a 3.000 personas, en el tabloide Aftonbladet en el que se constataba una disminución del apetito sexual entre los suecos.
En este sentido, el funcionario agregó que dicha investigación no era lo suficientemente científica como para tomarla como referencia para las políticas del ejecutivo, "aunque sí apunta la dirección que podrían adoptar futuras medidas".
La decisión de encargar un amplio informe sobre los hábitos sexuales en el país, no ha sido bien recibida por la oposición. En concreto, Cecilia Widengren, portavoz de políticas sociales del conservador Partido Moderado, afirmó que "el sexo y la política no se mezclan" y sugirió que hay otras áreas que podrían ser del interés del ejecutivo liderado por los socialdemócratas.
En el sitio web oficial del gobierno sueco, Wikström respondió que se necesita mejor información en este ámbito: "La sexualidad es un área que influye fuertemente sobre la salud de las personas, de tal forma que no sólo podemos hablar sobre temas como las enfermedades venéreas sino también acerca del propio deseo", constató el ministro.

Comentarios