Economía
Viernes 12 de Agosto de 2016

El gobierno salió a justificar los dichos de Macri sobre los desaparecidos

"30.000 es la cifra que marcó el camino de la lucha de la sociedad por esa memoria, verdad y justicia", dijo el secretario de DDHH.

Tras las polémicas declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre los desaparecidos y la represión durante al pasada dictadura, que generó una ola de repudio, el gobierno buscó ayer justificar las expresiones del mandatario. "Repudiamos y condenamos hoy y siempre el terrorismo de Estado y a sus perpetradores", manifestó la Secretaría de Derechos Humanos, a cargo de Claudio Avruj. Mientras que el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (PRO), dijo que "el terrorismo de Estado es la guerra más sucia" que vivió el país, y aseguró que Macri "no tiene dudas al respecto".

   "Tenemos muy clara la agenda de derechos humanos de nuestro tiempo y es una agenda ampliada, en la cual memoria, verdad y justicia es política de Estado, porque, como dijo el presidente, los juicios por lesa humanidad son prioritarios, con una Justicia independiente y nuestro rol sostenido de querellantes", destacó la secretaría a cargo de Avruj.

   Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, resaltó que "durante los años de gobierno en la ciudad de Buenos Aires y ahora en la Nación" el PRO "siempre" sostuvo las políticas de memoria, verdad y justicia.

   El gobierno realizó estas aclaraciones un día después de que Macri, durante la entrevista que concedió al sitio estadounidense BuzzFeed, llamara "guerra sucia" a la represión de la pasada dictadura y manifestara "no" tener ni "idea si fueron 9 mil 30 mil" los desaparecidos durante el llamado Proceso porque "es una discusión que no tiene sentido".

   En un comunicado difundido por la Secretaría de Derechos Humanos en su perfil de Facebook, el organismo aseguró que "la «guerra sucia» debe entenderse desde la responsabilidad mayúscula del Estado por los crímenes cometidos. No debemos darle paso nunca más a ningún tipo de violencia". "30.000 es la cifra que marcó el camino de la lucha de la sociedad argentina por esa memoria, verdad y justicia. Pero cada vida que se perdió es irreemplazable y el dolor es inmenso", agregó.


Injusticia. A su vez, el jefe de Gabinete recordó que "en estos primeros meses este gobierno rindió homenaje a las víctimas" de la dictadura. Además, calificó como "un poco injustas" las críticas de los organismos de derechos humanos al presidente ya que —reiteró— desde el PRO "hemos sostenido las políticas de memoria, verdad y justicia".

   Por su parte, Pinedo (PRO) defendió el uso que hizo Macri de la expresión "guerra sucia" al sostener que "el terrorismo de Estado es la guerra más sucia" que vivió el país, y aseguró que el presidente "no tiene dudas al respecto".

   Consultado sobre si consideraba que en los 70 hubo dos sectores en pugna en igualdad de condiciones durante la última dictadura, Pinedo respondió: "No es en igualdad de condiciones, y no fue una guerra en sentido convencional".

   Luego aclaró: "En una guerra oficial... declarada, con uniformes y dos banderas, hay dos bandos; lo que pasó en la Argentina, salvo una marginalidad que optó por ese camino, fue algo diferente, que está marcado claramente por el terrorismo de Estado, y eso está fuera de toda discusión".

   Sobre la cantidad de desaparecidos, el senador manifestó que "el número final no se conoce, eso dice el presidente".

   "El presidente dice que no sabe exactamente cuántos fueron los desaparecidos. Hay cifras espantosas y números no demostrados por los juicios de lesa humanidad. No se puede minimizar ni una sola muerte", subrayó el referente de Cambiemos.

Cristina visitó a Hebe el día de la marcha 2.000 de las Madres

La ex presidenta Cristina Fernández visitó ayer a la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien le propuso brindar por que el presidente Mauricio Macri "nos tenga miedo", al tiempo que solicitó "no pedirle más" a la ex jefa de Estado y "dejarla" que "esté con los nietos y la familia".

"Brindamos por los 2.000 mil jueves", señaló Bonafini en referencia al número de rondas en Plaza de Mayo alcanzado ayer por la entidad, ocasión que motivó el encuentro con la ex mandataria.

Bonafini, con la copa en alto, brindó para que Macri "nos tenga miedo", al considerar que "es bueno que nos tenga miedo". Ante un gesto disuasivo de Cristina por el comentario, ratificó: "Sí, que nos tenga miedo. Nos tiene miedo, ¿qué no?".

La visita de Cristina tuvo lugar en la antesala de la ronda número 2.000 a la Pirámide de Mayo, donde cada jueves desde 1977 las Madres reclaman por sus hijos desaparecidos durante la última dictadura militar.

"Festejando los 2.000 jueves de las Madres, estaban maravillosamente jóvenes, es una maravilla", sostuvo la ex mandataria al término del encuentro, que tuvo una duración de dos horas.

Tras el encuentro, Cristina caracterizó a Bonafini como "una mujer de clase popular que se sacó el delantal, dejó de revolver el guiso en la olla y salió a buscar a los hijos a la calle, como tantas otros mujeres".

Durante la ronda de ayer Hebe llamó a la militancia a "retomar la marchas de la resistencia" a partir del 26 de agosto contra el gobierno de Mauricio Macri, a quien tildó de "enemigo".

"El 26 y 27 retomamos las marchas de la resistencia ¡Inunden las plazas de las ciudades con la consigna «Cristina conducción»!", sostuvo Bonafini.

"Nunca fuimos Madres de escritorio sino de las calles, por eso hicimos marchas de la resistencia. Cuando vino Néstor dejamos de hacerlas porque en la Casa Rosada se sentó un hijo nuestro, pero ahora está el enemigo", sostuvo en alusión Macri.

Comentarios