Edición Impresa
Sábado 18 de Enero de 2014

El gobierno liberó trigo para exportación pero sigue la puja

Mientras el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) "sorprendió" sobre le fin de la semana anterior con un informe alcista para el mercado de maíz, se intensifica la paritaria entre...

Mientras el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) "sorprendió" sobre le fin de la semana anterior con un informe alcista para el mercado de maíz, se intensifica la paritaria entre el gobierno y el campo por los agrodólares.

El lunes pasado, el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció la liberación de un cupo de 1,5 millón de toneladas de trigo para exportar, correspondiente a la campaña que está finalizando. En lo inmediato, sólo autorizó embarques por 500 mil toneladas, ya que la apertura será administrada en la medida que se confirmen los pronósticos de cosecha.

El funcionario se basó para sus cálculos en una estimación de producción de 9,2 millones de toneladas, mientras que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires calculó 9,8 millones de toneladas y la Bolsa de Rosario 9,5 millones de toneladas.

El mercado aspiraba a que le gobierno liberara 2,5 millones de toneladas del cereal para la exportación, con lo cual la medida fue recibida en el marco del malestar de los productores y los exportadores, y el beneplácito de los molineros.

Los límites a la exportación limitan la competencia entre exportadores y molineros por el trigo, en un momento en el que el mercado internacional está bajista y el mercado local se mueve todavía con el reflejo de la escasez que lo afectó durante todo el año.

Protesta. La mesa de enlace de entidades agropecuarias rechazó el anuncio del gobierno y anticipó que pondrá en marcha la rueda de la protesta. Como el año pasado, las entidades que la integran realizarán una serie de asambleas en todo el país para determinar el ánimo de los productores. Así lo confirmaron desde la Federación Agraria Argentina. El año pasado, cuando se impulsó una medida similar, el titular de esa entidad, Eduardo Buzzi, impulsó un cese de comercialización para frenar el ingreso de divisas.

La pelea por las divisas, en medio de la presión en el mercado cambiario y la pérdida de reservas del Banco Central, está en el centro de la disputa entre el gobierno y el campo. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía acordaron con las grandes cereales, a fines del año pasado, un sistema de liquidación anticipada de divisas con seguro de cambio.

La semana anterior, desde el Ejecutivo dejaron trascender su malestar por el "incumplimiento" de las empresas, a lo que las entidades que las agrupan, Ciara y CEC, respondieron asegurando que los dólares estarían.

Especulaciones del ámbito político señalaron que la demora en la liberación parcial de la exportación de trigo obedeció a la estrategia oficial de asegurarse primero el volumen de liquidaciones deseado. El mismo lunes se rehabilitó a la cerealera Nidera a exportar.

Financiamiento. En esta pulseada, la asociación que nuclea a la cadena de la soja, Acsoja, denunció como una medida discriminatoria la resolución del Banco Nación que limita el financiamiento a los productores de la oleaginosa. La medida tiene la clara intención de presionar para que los productores vendan.

Mercados. En la intersección entre las expectativas de devaluación y las perspectivas de la evolución de precios marca en definitiva el ritmo de salida de la cosecha.

El viernes anterior, el informe del Usda le dio aire al maíz al estimar un aumento importante del consumo para alimentación animal en Estados Unidos. Y, en menor medida, le dio un poco de aire a la soja al reflejar una mayor demanda.

Al promediar la semana, la curva de cotizaciones había sido alcista para la oleaginosa en el mercado local. Contra lo que se esperaba, el fin de la semana anterior no hubo lluvias abundantes en la región productora, lo cual alimentó la prevención de los operadores de Chicago.

Sobre el miércoles, una nueva ola de calor se instalaba en la región y, si bien hacia el fin de semana se anunciaron precipitaciones, el clima había entrado en un espacio de preocupación.

En Brasil, donde se espera una cosecha cercana a las 90 millones de toneladas, las tareas de recolección empezaron. La salida de la producción del país vecino limitó el potencial de suba de la oleaginosa.

Ganados y carnes. Mientras la cosecha gruesa atraviesa un verano caliente en el clima y la política, el sector cárnico se entusiasma con nuevos acuerdos para recuperar el mercado exportador.

El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, convocó el lunes pasado a una reunión a los empresarios y técnicos que participan de la mesa de ganados y carnes. Les comunicó la intención del gobierno de poner en marcha un plan que permita devolver al sector exportador la participación del 20 por ciento que supo tener en el total de la producción.

Las entidades agropecuarias mandaron a sus técnicos y se quejaron porque el titular del área no los invitó personalmente. De todos modos, las conversaciones se realizaron en buenos términos y hubo coincidencias en la necesidad de trabajar para ese objetivo.

Los empresarios piden la agilización de los ROE y la devolución de los reintegros o una baja de las retenciones. El gobierno hasta ahora puso sobre la mesa la devaluación más grande desde 2002. Aunque parte desde niveles muy bajos, el año 2013 terminó con ventas al exterior en alza, pese a que cayeron los precios internacionales.

El secretario de Ganadería, Jorge Dillon, manifestó que "el Ministerio se comprometió a trabajar al máximo para lograr una política integral de carnes para el país. Hoy tenemos casi 500 mil terneros más y como ha dicho el ministro queremos llegar a los números de antes, con un 80 por ciento de producción para el consumo interno y un 20 por ciento para exportación".

El fortalecimiento de la Dirección Nacional de Fiscalización y Matriculación fue otro de los temas abordados en el encuentro y contó con un alto consenso entre los presentes.

Defensiva. El analista Ignacio Iriarte advirtió , no obstante, que la exportación "sigue a la defensiva" y que "si bien la devaluación se aceleró notablemente, el atraso cambiario sigue siendo muy grande, agravado por el peso desproporcionado de las retenciones".

En esta gran paritaria exportadora, el diputado nacional y precandidato presidencial Sergio Massa se reunió con los dirigentes rurales y presentó un plan para eliminar las retenciones. Con esa propuesta, desató otra pelea con el gobierno.

Comentarios