Corrupción
Sábado 06 de Agosto de 2016

El gobierno acusó a Hebe de querer "manipular" a los organismos de DDHH

"Que utilice a la institución de Madres para ampararse en ella y en la lucha, con la cual todos nos sentimos identificados, para ponerse un parapeto y no declarar es triste y manipula a la institución de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo", advirtió Michetti.

El gobierno, a través de la vicepresidenta Gabriela Michetti, a cargo del Ejecutivo nacional por el viaje de Mauricio Macri a la inauguración de los Juegos Olímpicos, en Brasil, calificó ayer de "triste" la polémica generada en torno a Hebe de Bonafini por negarse a declarar ante la Justicia y la acusó de "manipular" al organismo de derechos humanos que encabeza.

   "Que utilice a la institución de Madres para ampararse en ella y en la lucha, con la cual todos nos sentimos identificados, para ponerse un parapeto y no declarar es triste y manipula a la institución de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo", advirtió Michetti.

   Luego afirmó que Bonafini "tiene que aprovechar" la orden de la Justicia para "defenderse" en la investigación por el desvío de fondos en el plan de viviendas Sueños compartidos, y evaluó "contradictorio que no quiera ir a esa instancia".

   "Si no damos vuelta la página de la corrupción de la Argentina no hay posibilidad de crecer", cerró la vicepresidenta.

   Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidió "entender que cuando un juez requiere la presencia de cualquier ciudadano hay que ir", e instó a "no tensar más la situación".

   "La Argentina se encamina desde el 10 de diciembre a acostumbrarnos a vivir en democracia, con respeto a las instituciones, a la separación de poderes; no es un proceso que se viva de un día para otro, pero nos vamos acostumbrando a la idea de que tenemos que ser iguales ante la ley", añadió Peña, quien consideró que "es momento de tener mucha serenidad, paz y tranquilidad, y mediante el diálogo tratar de ir destrabando cada una de estas situaciones".

   En tanto, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, también cuestionó a la luchadora por los derechos humanos y exigió que "nadie se esconda detrás de los pañuelos para dar respuesta en la Justicia".

   Ritondo afirmó que la imagen de Bonafini desafiando a la Justicia cuando ayer (por el jueves) evadió a los policías que iban a detenerla por orden judicial "no le conviene ni a ella ni a la Argentina", y advirtió que "hay sectores que no entienden" que en diciembre pasado la gente votó por un "cambio de lógica" en el país, "entonces se ven a los (Luis) D'Elía, a los (Amado) Boudou, a los (Andrés) Cuervo Larroque, a los (Axel) Kicillof gritando" y rodeando a la dirigente para no ser llevada a los Tribunales.

Comentarios