La ciudad
Martes 06 de Septiembre de 2016

El gobernador pide que se refuerce la estructura local de la Justicia federal

Se reunió ayer con los legisladores nacionales por Santa Fe con el objetivo de aunar esfuerzos en pos de la seguridad.

La problemática de la inseguridad fue nuevamente el tema de una reunión encabezada por el gobernador Miguel Lifschitz, esta vez con los legisladores nacionales por Santa Fe. La asistencia no fue perfecta, pero casi: de los 19 diputados que tiene la provincia concurrieron 16 y de los tres senadores sólo faltó uno. A su término, el mandatario destacó la "responsabilidad" asumida por los distintos partidos políticos para abordar esa cuestión "tan sensible" y la "voluntad" mostrada para "mover las cosas que a cada uno le corresponden, de modo que todo salga mejor o se resuelva".

Un eje clave pasó por plantear la necesidad de "reforzar la estructura de la Justicia federal", lo que implica que en breve la Nación cree secretarías y cargos auxiliares, y a mediano plazo juzgados (hoy hay dos de Instrucción), para enfrentar "el narcotráfico y el tráfico de armas", los "delitos más complejos, porque repercuten de manera directa o indirecta en casi todos los hechos de violencia", sentenció el gobernador.

El encuentro, que por más de dos horas sentó a la misma mesa al gobernador, el ministro de Justicia, Ricardo Silberstein, y la mayoría de los legisladores nacionales por Santa Fe, se hizo ayer al mediodía.

Con excepción del senador Omar Perotti y los diputados Eduardo Seminara, Luciano Laspina y Silvina Frana, el resto de los legisladores dijo presente en la convocatoria lanzada por Lifschitz en su maratónica búsqueda de consensos para avanzar en soluciones concretas sobre la problemática de la inseguridad, que viene golpeando a Rosario y la provincia. Porque la ciudadanía "reclama acciones y, más que acciones, resultados", admitió.

Mientras se afinan los detalles de la reunión con la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, para ajustar la fecha, el número y objetivos de la llegada de más fuerzas federales a la ciudad (ver aparte), el gobernador quiso comprometer a las voces legislativas para avanzar en otros aspectos que hacen "directa e indirectamente" a la problemática.

Complejidad. Ante lo que definió como una "representación verdaderamente importante de la provincia", Lifschitz recordó que un tema "tan complejo" como la inseguridad "tiene muchos instrumentos, muchas herramientas: la Justicia claramente, la policía, las fuerzas federales, la inclusión social de jóvenes", pero muchas veces "quedan algunos temas en comisiones (de las cámaras) que demoran".

Así y todo, más que en el análisis de proyectos legislativos puntuales, durante la reunión se hizo hincapié en la necesidad de "reforzar la estructura de la Justicia federal", que mantiene la misma cantidad de funcionarios "de hace 30 años". Básicamente, para lidiar con delitos complejos de incumbencia federal, "como el narcotráfico y el tráfico de armas", generadores de la máxima violencia.

Al respecto, el mandatario contó que previo al encuentro con los legisladores, ayer también dialogó con fiscales y jueces federales. "Así que tengo bien fresquistas las necesidades —bromeó—: en el corto plazo se necesitan cubrir cargos, básicamente secretarios y auxiliares, para que el trabajo de cada fiscal y cada juez pueda rendir mucho más. En segunda instancia, se necesitan más juzgados y fiscales". Según Lifschitz, "todo eso está charlado con la Nación", pero urge "que se resuelva".

Quedarse. En cuanto al arribo de fuerzas federales, para lo que el gobierno provincial y el nacional ya se reunieron sin grandes precisiones la semana pasada, el mandatario afirmó que "no sirve que vengan y luego se vuelvan".

"Necesitamos que se afinquen en el territorio, que coordinen acciones en común entre las cuatro fuerzas federales, la policía y la Justicia federal y provincial, para que tengamos un plan de trabajo conjunto y a largo plazo", afirmó.

La ciudadanía, admitió Lifschitz "reclama acciones y, más que acciones, resultados". Para eso, dijo, se hizo una "reunión a lápiz y papel para analizar ideas concretas y proyectos parlamentarios que necesitamos que avancen".

Al término del diálogo, varios legisladores hicieron público su apoyo a la convocatoria de Lifschitz. Entre ellos, el diputado Alejandro Grandinetti (FR), quien recordó que el Senado tiene pendiente el tratamiento de un par de leyes clave para combatir el narcotráfico, entre ellas "la de extinción de dominio y del arrepentido", ya con media sanción en la Cámara baja.

También Alejandro Ramos (FV) confió que, "más allá de las distintas posiciones partidarias", el "objetivo es tener una provincia segura, sana y que se desarrolle", para lo que es indispensable "que se ordene y se conduzcan las fuerzas de seguridad", así como que la Justicia tenga la inversión necesaria.

"Vamos a acompañar las medidas que planteen", dijo, y aclaró: "Vivo en Granadero Baigorria, no en un country en Pilar, así que quiero lo mismo que todos los santafesinos".

Una Marcha Federal "desestabilizadora"

El senador nacional Carlos Reutemann remarcó que en la Marcha Federal contra los ajustes y tarifazos "se nota que fue una cierta movilización de tipo político, fue de gente que se nota que estuvo muy callada en los años anteriores y ahora habla demasiado". Y fue un poco más allá al afirmar que en las organizaciones que lideraron la convocatoria "se nota cierto movimiento político de desestabilización".

Comentarios