El Mundo
Domingo 16 de Octubre de 2016

El género y la política, un tema ineludible de la campaña en EEUU

Cuando faltan tres semanas para las elecciones, el género se convirtió en un tema ineludible de la campaña, y de maneras inesperadas.

Cuando faltan tres semanas para las elecciones, el género se convirtió en un tema ineludible de la campaña, y de maneras inesperadas. Hillary Clinton es la madre trabajadora más famosa del país. Desde hace 40 años, ha estado en el centro de innumerables conversaciones sobre el rol de las mujeres en la política. Incluso sus trajes con pantalón han sido tema de debate desde hace décadas. Con ella como candidata demócrata, se supo desde el principio que el tema del género iba a ser ineludible en la campaña presidencial estadounidense, pero nadie esperaba que sus últimas semanas degeneraran en acusaciones y contraacusaciones de agresiones sexuales y manoseos, insultos sexistas y lenguaje explícito.

Varias mujeres han acusado al candidato republicano Donald Trump de sobrepasarse con ellas sexualmente. El multimillonario de Nueva York, por su parte, ha afirmado que Clinton "atacó", incluso "brutalmente", a aquellas mujeres que dijeron que su marido, el ex presidente Bill Clinton, tuvo una conducta sexual inapropiada, que supuestamente incluyeron violaciones.

Los partidarios de Trump acostumbran llevar remeras con lemas como "Hillary sucks but not like Monica" ('Hillary chupa pero no como Mónica), donde el verbo chupar en inglés tiene el doble sentido de "apesta". En varios actos de campaña de Clinton en los últimos días, hubo provocadores que interrumpieron sus discursos con gritos de "Bill Clinton es un violador".

Pantomimas. El magnate inmobiliario neoyorquino terminó la semana última haciendo pantomimas sobre las descripciones de las agresiones sexuales que según varias mujeres él cometió, usando las manos para imitar la forma en que habría manoseado el pecho de una mujer o las habría tocado por debajo de la falda. Hillary Clinton dijo que este final de campaña se volvió tan lamentable, que "provoca desconectarse de la internet o simplemente mirar animaciones de gatos".

Los partidarios de la candidata demócrata confían en que ella tiene la Casa Blanca casi a su alcance de sus manos, pero el tono desagradable que tomó la contienda electoral les ha templado la alegría de destrozar lo que Clinton llamó alguna vez el "techo de cristal más alto y el más duro". La frase "techo de cristal" alude a las barreras discriminatorias no admitidas públicamente que impiden a mujeres y a minorías ascender a cargos de poder o de responsabilidad.

Consternación. Este tono de la campaña estadounidense "distrae enormemente ¿Quién habría pensado que esta sería la forma en que se desarrollaría la campaña?", afirmó Cynthia Friedman, quien cofundó un esfuerzo dentro del Comité Nacional Demócrata para apoyar a las mujeres en la política con la ayuda de Clinton en 1993. "Ver el debate con Hillary hizo en realidad que casi me enfermara físicamente, de ver cómo alguien era capaz de abusar y también de hablar de una manera tan grosera en su cara".

Algunos republicanos están igualmente consternados luego de ver cómo su verborrágico candidato está ahuyentando a muchas mujeres de su partido, mientras las encuestas indican que la brecha de género en el terreno político ha alcanzado niveles históricos.

Comentarios