La ciudad
Viernes 01 de Julio de 2016

El fiscal ya tiene las cámaras de seguridad

El fiscal que lleva adelante la investigación por la explosión de una de las calderas del laboratorio Apolo ya tiene en su poder seis cámaras de seguridad que custodiaban el interior de la planta.

El fiscal que lleva adelante la investigación por la explosión de una de las calderas del laboratorio Apolo ya tiene en su poder seis cámaras de seguridad que custodiaban el interior de la planta. Los aparatos se consideran una pieza clave para poder conocer los momentos anteriores al siniestro y determinar si una falla de los aparatos o un error humano fue el desencadenante de la estampida que el lunes pasado dejó gravemente herido a un hombre, convirtió en escombros dos propiedades y generó daños en una decena de viviendas.

   Mientras tanto, los vecinos del emprendimiento de Alem al 2900 empezaron a declarar en Tribunales. Según fuentes cercanas al fiscal de la causa, Walter Jurado, los testimonios aportaron datos sobre las denuncias realizadas con anterioridad al accidente donde dan cuenta de numerosas irregularidades en el funcionamiento de la fábrica.

   En los próximos días, comenzarán a citar también a los empleados que estaban trabajando en el lugar durante la trágica madrugada del lunes. En principio, de acuerdo a información recibida por la fiscalía, se sabe que en el turno noche trabajaban al menos 25 personas. Hace dos días se requirió al representante legal de la sociedad anónima responsable del laboratorio, una nómina del persona de ese turno, sin embargo el listado se hace esperar.

Jurado ordenó el secuestro del tablero de la caldera que permaneció indemne para peritarlo. Se está a la espera también de recibir el tablero de la caldera siniestrada, pero aún no apareció entre los escombros. Los resultados de este estudio se anexarán al informe de la actuación de Bomberos Zapadores que, como adelantó La Capital, indican que la causa del siniestro es una acumulación de vapor.

   Según indicaron fuentes cercanas a la causa, el municipio aún no remitió a la fiscalía el expediente correspondiente a la habilitación de la planta para la producción de medicamentos.

   Curiosamente, tampoco se presentaron ante la fiscalía los directores de la firma. Sí lo hizo su representante legal, Damián Escudero, con un poder que deberá certificarse ya que, al parecer, no hay certeza de que quien lo firma sea el actual dueño del laboratorio.

Comentarios