Edición Impresa
Jueves 24 de Febrero de 2011

El fin del negocio de los sellos

Si hay algo claro con el nuevo sistema electoral es que se terminaron los negocios que hacían algunos referentes de la política cuando anotaban candidatos para hacerse de algún dinero, pero muy lejos de la actividad partidaria.

Si hay algo claro con el nuevo sistema electoral es que se terminaron los negocios que hacían algunos referentes de la política cuando anotaban candidatos para hacerse de algún dinero, pero muy lejos de la actividad partidaria. Es que con la anterior ley el Estado pagaba a cada fórmula que se presentaba el dinero necesario para imprimir los votos equivalentes a dos padrones. Entonces muchos hacían varias presentaciones testimoniales, sin ningún interés electoral, imprimían un 10 por ciento de los votos y se guardaban el dinero restante. Así aparecían nombres desconocidos y partidos casi inexistentes, que ahora han desaparecido. Porque a las boletas sábanas las provee el Estado, con lo que se terminó el negocio de la impresión. De ahí la menor cantidad de fórmulas en carrera. Bienvenida depuración.

Abogados en la arena política

Las candidaturas a intendente del ex presidente del Colegio de Abogados de Rosario Arturo Araujo y de un vocal de la actual comisión directiva llevaron a esa institución a reafirmar lo que ya establecen sus estatutos: ninguno de sus miembros puede incursionar en la política partidaria. Por aventar dudas, el presidente actual del Colegio, Ignacio Del Vecchio, aclaró ayer que esa entidad no participa en lista alguna para las próximas elecciones, ni las apoya. La postulación de Araujo podía prestarse a confusión, como también la aparición en una de las listas del vocal Alejo Molina, que integra el actual directorio y decidió por ese motivo apartarse del cargo.

La pelea por ser la fórmula oficial

No es un detalle menor e insumió las últimas disputas entre los candidatos. Se trata de quienes van al frente de fórmulas a concejal o diputado provincial y pelearon hasta el final por ser "oficiales", es decir acompañar a los nominados a cargos ejecutivos. Es que el resto de las listas, llamadas "guachas", tienen que ir a sorteo para definir su ubicación en la boleta sábana. Y hubo ganadores y derrotados.

Comentarios