El Mundo
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

El filipino Duterte se disculpó con Obama por llamarlo "hijo de puta"

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, lamentó su ya famoso insulto a Barack Obama, que provocó que éste cancelara un encuentro bilateral previsto en Laos.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, lamentó su ya famoso insulto a Barack Obama, que provocó que éste cancelara un encuentro bilateral previsto en Laos, donde se inauguró la cumbre de la Asociación de Estados del Sureste Asiático (Asean). El presidente filipino llamó "hijo de puta" a Obama.

"Si la causa inmediata (de la cancelación) fueron mis fuertes comentarios a ciertas preguntas de prensa que provocaron preocupación y molestia, lamentamos que se entendiera como un ataque personal al presidente estadounidense", dijo en un comunicado emitido en Vientiane, capital de Laos. Duterte dijo que espera reunirse con Obama en otra ocasión "para limar diferencias sobre prioridades y percepciones nacionales y para trabajar de forma responsable para los dos países", señaló. Sin embargo, las opciones de un nuevo encuentro son casi nulas, pues éste es el último viaje de Obama a Asia antes de que deje la Casa Blanca en enero y es aún menos probable una invitación de Washington a Duterte.

Duterte destacó que continúa valorando la duradera alianza de su país con Estados Unidos, que ha apoyado a Filipinas en su disputa territorial con China en el mar de la China Meridional. Inicialmente estaba previsto un encuentro bilateral de los dos líderes en Vientiane, donde Duterte debutó como presidente, pero Obama canceló la cita después de que Duterte le advirtiera que no cuestionara su campaña contra los narcos con escuadrones de la muerte. El Departamento de Estado y la embajada de EEUU en Filipinas han criticado el abierto accionar de los escuadrones de la muerte desde que Duterte llegó al poder. "Hijo de puta, voy a insultarte en ese foro", había adelantado insólitamente Duterte cuando una conferencia de prensa cuando le preguntaron cómo respondería a los previsibles cuestionamientos de Obama sobre su sangrienta campaña. "Debes ser respetuoso". Aunque hay que decir que el insulto vino en dialecto filipino y no en inglés.

"Claramente es un tipo peculiar", comentó irónicamente Obama al enterarse de las declaraciones. Obama reconoce el problema del tráfico de drogas en Filipinas, pero defiende la necesidad de combatirlo conforme a las leyes. Poco después, suspendió el encuentro con Duterte y anunció que en su lugar se reuniría con la presidenta surcoreana, Park Geun-huye.

Comentarios