El Mundo
Jueves 08 de Septiembre de 2016

El filipino Duterte finalmente se reunió con Obama, pero sin cámaras

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió brevemente con su par filipino, Rodrigo Duterte, cuyas ofensivas declaraciones provocaron la cancelación de un encuentro formal entre ambos. "Le voy a decir hijo de puta", había anticipado Duterte cuando los periodistas filipinos le preguntaron sobre si iba a cuestionar las críticas de Washington a las violaciones de los derechos humanos que comete su gobierno.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió brevemente con su par filipino, Rodrigo Duterte, cuyas ofensivas declaraciones provocaron la cancelación de un encuentro formal entre ambos. "Le voy a decir hijo de puta", había anticipado Duterte cuando los periodistas filipinos le preguntaron sobre si iba a cuestionar las críticas de Washington a las violaciones de los derechos humanos que comete su gobierno.

Los dos líderes se iban a encontrar cara a cara el martes al margen de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean) que se realiza en Vientiane, capital de Laos. Ambos presidentes estrecharon ayer sus manos y hablaron brevemente antes de asistir a la cena de gala de la cumbre. Pero no fue delante de las cámaras y protocolo. "Se encontraron en una sala de reuniones. Fueron las últimas personas en dejar la habitación", dijo el secretario de Asuntos Exteriores de Filipinas, Perfecto Yasay, quien definió la relación entre ambos países como "firme" y "muy sólida". Los defensores de los derechos humanos denuncian a Duterte por instaurar escuadrones de la muerte que persiguen a narcotraficantes. De acuerdo con datos oficiales, 1.011 consumidores de droga y narcotraficantes murieron en "operaciones de la policía" entre el 1 de julio y el 4 de septiembre. La embajada de EEUU denuncia graves violaciones a los derechos y garantías.

Pero Estados Unidos y Filipinas son aliados históricos. Con el aumento del poder de China, Filipinas es un aliado estratégico para Washington. Filipinas, como otros países de la cuenca, mantiene litigios territoriales con China, los que han escalado de manera preocupante en años recientes.

Comentarios