La Región
Domingo 20 de Noviembre de 2016

El femicida de Venado se recupera después de intentar quitarse la vida

El hombre mató a su mujer de una puñalada y luego intentó suicidarse en un galpón ubicado en el fondo de la vivienda que compartía con Patricia y seis jóvenes de entre seis meses y 18 años.

El asesino de Patricia Zeballos, José Luis F., fue intervenido quirúrgicamente y se encuentra estable y fuera de peligro. El hombre mató a su mujer de una puñalada y luego intentó suicidarse en un galpón ubicado en el fondo de la vivienda que compartía con Patricia y seis jóvenes de entre seis meses y 18 años. Tres de esos niños, los más chicos, eran del victimario, que se clavó un cuchillo en el estómago.

La mujer que fue hallada sin vida en su casa de Laprida al 1100 a las 8 del jueves, llevaba varias horas muertas y fue descubierta por su hija mayor de 17 años quien fue a despertarla y se encontró con el atroz escenario. Inmediatamente pidió ayuda a los vecinos pero Patricia estaba muerta desde hacía varias horas.

Patricia había denunciado a su pareja en varias oportunidades por maltrato y hasta incluso supo tener restricciones para ver a la mujer. La última de las restricciones se la habían dado a fines de octubre. Pero el clima hostil y violento seguía dándose en el entorno familiar y no sólo la mujer era víctima de la ira de José Luis, sino que también algunos de los chicos.

Es que el 26 de octubre ingresó una denuncia que complicó la situación del esposo. La denuncia partió del colegio al que asisten los chicos, al parecer porque una de las chicas era víctima de malos tratos o abuso. Por ese motivo el 28 de octubre la jueza de Familia, Nancy Grasso ordenó la exclusión del hogar del marido de Patricia. Días después la mujer negó ante la magistrada que ella o los chicos sufrieran agresiones o abuso de parte del padre de familia.

En esta triste historia se conjuga el miedo de la mujer y por ese motivo probablemente haya "salvado" a su marido ante la jueza. Pero lo cierto es que todos en el barrio y en el propio gabinete psicológico sabían que Patricia era frecuentemente "molida a palos".

La secretaria de Promoción Comunitaria del municipio, Alejandra Filipetti, ratificó la negación de Patricia a la situación de violencia familiar a la que estaba sometida, y señaló que "el problema que hay que enfrentar hoy desde el Estado municipal es lograr contener a los cinco niños, que por estas horas fueron recibidos por una familia vecina".

"Armamos un dispositivo de 24 horas con atención de psicólogas, asistente social y para atender en la coyuntura a los niños. Mientras estamos trabajando para encontrar familiares que puedan hacerse cargo y ofrecimos colaboración a la familia que los atiende por estas horas", remarcó la funcionaria municipal.

Comentarios