Golpe de Estado
Domingo 17 de Julio de 2016

El fallido golpe en Turquía dejó 265 muertos y 2.800 militares detenidos

La salida a las calles de miles de personas permitió al gobierno restablecer su poder después de varias horas de caos e incertidumbre.

El gobierno turco dio ayer por fracasado el intento de golpe de Estado protagonizado la pasada noche del viernes por parte del ejército, que dejó al menos 265 muertos y 1.100 heridos y que fue ampliamente condenado por la comunidad internacional. El premier del país, Binali Yildirim, aseguró ayer que la situación vuelve a estar bajo control. Según la agencia estatal de noticias Anadolu, las operaciones para detener a los soldados golpistas en el cuartel general del ejército en Ankara concluyeron.

El jefe de los sevicios secretos (MIT), Hakan Fidan, declaró que la operación contra los golpistas concluyó en líneas generales aunque advirtió que algunas operaciones aisladas continuarán durante unas horas. Entre los fallecidos hay 161 civiles o miembros de las fuerzas de seguridad fieles al gobierno, informó Yildirim. Además murieron 104 golpistas, según círculos oficiales. Hasta el momento fueron detenidos 2.839 golpistas pertenecientes a las fuerzas armadas y se apartó de sus puestos cinco generales y 29 coroneles. Según el presidente, Recep Tayyip Erdogan, los golpistas son una minoría de las fuerzas armadas, seguidores del predicador Fethullah Gülen, que vive exiliado en Pennsylvania, Estados Unidos, país al que le solicitó la extradición. Gulen, sin embargo, rechazó las acusaciones y condenó el golpe. El predicador, que está considerado terrorista en Turquía, fue cercano a Erdogan pero ambos se enemistaron en 2013.

Polémica medida. Por otro lado, según Anadolu fueron destituidos 2.745 jueces del país y 10 miembros del Consejo Estatal de Ankara fueron arrestados, acusados de apoyar el golpe de Estado. Por el momento no está claro si los detenidos son jueces o fiscales. El Consejo Estatal es uno de los más altos tribunales del país. Recientemente el Parlamento turco aprobó una controvertida reforma constitucional que atañe a dos de los más altos tribunales del país, el Consejo Estatal y el Tribunal de Casación. La normativa prevé que se reduzca el número de miembros de ambas cortes. Los críticos a Erdogan lo acusan de querer controlar cada vez más al Poder Judicial.

Tras una noche caótica con bombardeos aéreos, bloqueos militares y enfrentamientos, Erdogan, se mostró seguro de la derrota del golpe. "Turquía no será gobernada por el ejército", dijo el mandatario, que anunció una "limpieza absoluta" de la institución y aseguró que los responsables "pagarán un precio muy alto por su traición". En una sesión de emergencia, el Parlamento propuso ayer implentar la pena de muerte en el país.

Graves daños al Parlamento. Durante la asonada se produjeron combates y fuertes explosiones en varios lugares, como Estambul y la capital, Ankara. El edificio del Parlamento, situado en Ankara, resultó fuertemente dañado por ataques aéreos de los golpistas. Según informaciones de CNN Türk hubo combates entre la policía y el ejército y este último disparó contra los primeros.

Tanto el partido de Erdogan, el conservador islámico AKP, como los otros tres opositores representados en el Parlamento —CHP, MHP y el kurdo HDP— se posicionaron en contra del intento de golpe. El AKP ha ganado todas las elecciones en Turquía desde 2002. Erdogan es un importante aunque controvertido socio de la Unión Europea en la crisis de los refugiados. El mandatario avanzó en los últimos tiempos hacia un sistema fuertemente presidencialista centrado en su persona.

Antecedentes. Durante la noche del viernes los acontecimientos se precipitaron en el segundo mayor país de la Otán. Parte de las fuerzas armadas turcas iniciaron un intento de derrocamiento contra Erdogan que, según afirmaron, tenía entre sus objetivos restablecer el orden constitucional, la democracia y los derechos humanos. El ejército turco se considera garante de la Constitución secular y en las últimas décadas dio varios golpes contra gobiernos civiles. En un primer momento se dijo que que los golpistas habían tomado el poder. El palacio presidencial lo negó y aseguró que Erdogan no había sido derrocado. Versiones no confirmadas indicarían que en un primer momento Erdogan buscó refugio en Irán, pero luego regresó a Estambul, desde donde arengó a la población a defender la democracia en las calles.

En el barrio Tophane de Estambul decenas de detractores del golpe salieron a las calles. Durante la asonada hubo al parecer maltratos e incluso linchamientos de soldados que participaban en la intentona, según informaciones no confirmadas. La comunidad internacional condenó de forma unánime el intento de golpe en Turquía.

Comentarios