Ovación
Sábado 23 de Julio de 2016

El experimentado de la reserva

Maximiliano Pollacchi jugó más de 100 partidos en esa división y espera que ese aporte sirva para ganar el clásico copero.

La experiencia de la reserva. Tiene una trayectoria en la reserva como ningún otro futbolista de Newell’s en los últimos 30 años. Maximiliano Pollacchi acumula 103 partidos en esa categoría y su único partido oficial en primera fue en el debut de Newell’s por la Copa Santa Fe, en la victoria por penales ante Puerto San Martín. Mañana volverá a jugar en la máxima categoría, a partir de la presentación de un equipo alternativo. El marcador central, que hace más de una semana cumplió 21 años, espera “contento” el partido más trascendente de su carrera, con la expectativa de que un buen rendimiento le abra la chance en esa primera división esquiva, en la que llegó a estar 13 veces en el banco, la primera con apenas 16 años.

   —¿Cómo esperás el clásico?

   —Con un poco de ansiedad, y a la vez contento de poder jugarlo, más en una copa, aunque no tenga la misma relevancia que otras. Vamos a tratar de pasar esta fase.

   —¿Pasan muchas cosas por tu cabeza considerando la trascendencia del partido y que para varios de ustedes, que son de la reserva, jugarán frente a un marco de público no habitual?

   —Obvio. Por más que no estén los jugadores de primera, nosotros nos jugamos mucho. Entre otras cosas, tenemos que seguir demostrando que estamos para primera. Habrá un marco de primera y no estamos acostumbrados a eso, pero pienso que la presión de la gente nos ayudará mucho.

   —¿Hablan de cómo asumirlo con la mayor tranquilidad?

   —Lo charlamos. En mi caso, y en el de algunos otros que tienen más de experiencia de jugar con bastante público, lo hablamos con los más chicos. Les decimos que tienen que estar tranquilos, que es un partido de 180’ y que si se escuchan murmullos o la gente está impaciente, deberán permanecer tranquilos, pensar que van a salir y apoyarse en los compañeros.

   —En la reserva sos el más experimentado, ¿es una condición que te permite dar consejo?

   —En mi caso me apoyo en los que ya jugaron en primera, pero en cuestiones tácticas conozco más lo que es la reserva y los rivales. En ese sentido puedo aportar más que los de primera. Así que es un respaldo mutuo.

   —Si se comparan ambos planteles, Newell’s cuenta con jugadores con mayor roce en primera. ¿Es una ventaja que les permitirá no llevarse vencer por la ansiedad?

   —Quizás tener jugadores con varios partidos en primera nos puede ayudar para esos momentos en los que no andás bien y tenés que acomodarte mejor, reagruparte. Pero ambos planteles están capacitados para revertir cualquier momento en los que no se sientan tan bien.

   —En tu caso, cómo influye el público, ¿a favor o en contra?

   —A mí me gusta que la gente aliente. Me dan más ganas de jugar. Cuando juguemos en cancha de ellos, será mejor todavía. Con los gritos en contra y los silbidos, pienso que nos haremos más fuertes. De visitante nosotros seremos solamente los 18 jugadores, además del técnico y los auxiliares. Y que te abucheen hace que se fortalezca más el grupo.

   —¿Recordás alguno especial?

   —Sí, cuando le ganamos 1 a 0 en cancha de Central y después nos tocó salir campeón. Fue en octava división. De los jugadores del equipo actual, jugué clásicos con Ezequiel Unsain en 5ª y con Silva y Fértoli en 4ª.

"Puede ser un gran empujón"

¿Es buena vidriera para vos ante los hinchas, considerando que no tuviste chances en primera? ¿O sería injusto que sólo se te evalúe por el clásico?

—Las dos cosas. Es injusto que solo vean estos dos clásicos, pero tengo en claro que te da un plus y es una chance para ratificar todo lo que vengo haciendo en reserva.

Podrían llegar otros zagueros, aparte de que tenés a Domínguez, Formiliano, Moiraghi y Paz. ¿Una buena actuación te sirve para demostrar que merecés un lugar?

—Pienso que me merezco una oportunidad por todo lo que vengo haciendo. Pero como te decía, estos dos partidos pueden ser un empujón más grande que todos los partidos que tengo en reserva.

Antes de la pretemporada, ¿pensabas que podías quedarte en el plantel de primera?.

—Después del título en reserva tenía la esperanza de que Diego (Osella) me subiera. Lo hizo. Pero vino algún refuerzo y me tocó ir a reserva. Igual sigo tranquilo.

¿Es tu clásico más importante entonces?

—Nos jugamos mucho. No quiero meter presión, pero si pasamos de fase, sumará mucho para que nos tengan en cuenta.

Comentarios