Edición Impresa
Sábado 21 de Agosto de 2010

El ex gobernador Obeid y su cariño a los docentes

El foro organizado por Amet y el Senado de la provincia se realizó en un coqueto salón del Hotel Presidente. Entre los invitados a hablar a favor de la educación técnica hubo varias sorpresas y algunos discursos fueron no aptos para cardíacos.

Entre esos oradores estuvo el secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), Gerónimo Venegas. El hombre llegó sin saber muy bien para qué, pero alcanzó con que dijera que la "educación técnica era importante", citara un caso de inseguridad urbana y metiera su preocupación "por las madres desnutridas" para llevarse algunos aplausos.

Lástima que —quizás por falta de tiempo— el dirigente no se explayó sobre cómo hace para sentarse del mismo lado que la Sociedad Rural y sus socios de la Mesa de Enlace, al tiempo que justamente es en el campo donde se concentra el mayor trabajo infantil y trabajo no registrado de los peones. Una inseguridad social muy vinculada a derechos básicos como, por ejemplo, acceder a la educación plena y salario digno.

En medio de una y otra disertación el presentador del foro pidió dos aplausos (se concretaron). Fueron para dos ex ministras de Educación santafesinas que estaban en el salón: María Rosa Stanoevich y Adriana Cantero. Muy recordadas por ser los rostros más visibles de la aplicación de la ley federal, la misma normativa que hundió a las escuelas técnicas.

El broche del foro llegó con la disertación del diputado nacional y ex gobernador de Santa Fe Jorge Obeid, quien también hizo un reconocimiento para sus "dos excelentes ministras" presentes.

"Vaya paradoja", disparó inmutable Obeid al recordar que justamente con Stanoevich le había tocado aplicar la ley federal y con Cantero desandar lo hecho. Lo dijo así: "Tuvimos que trabajar mucho para que la ley federal hiciera el menor daño posible, pero aplicándola para no perder financiamiento. Y luego, con Adriana (Cantero), tuvimos que acomodarnos a los planes de la nueva ley".

No fue todo. También Obeid, que gobernó por dos períodos (no consecutivos) la provincia, aseguró que "uno de los grandes males del país es la falta de políticas de Estado". Igual dijo que aunque tenía diferencias con el gobierno nacional había que "reconocer a la ley de educación técnica".

Hacia el final de su presentación disparó lo que, según piensa, es la salida a las dificultades que vive la modalidad: "Los problemas se resuelven con políticas de Estado y con identificación en el cariño hacia el docente, en especial a la educación técnica. Lo digo por mis 8 años de gobierno".

Los reclamos del sector del magisterio y explicitados en el foro son más que justificados y reales, pero poco (o nada) se contribuye a hacerlos creíbles cuando los voceros de su defensa son los mismos que en la provincia no temblaron en encabezar la reforma educativa de los 90, con la clara meta de vaciar las escuelas técnicas.

 

Comentarios