El Mundo
Martes 05 de Julio de 2016

El Estado Islámico sigue: ahora atacó en Arabia Saudita

Se volaron tres kamikazes. Sólo uno tuvo cierto "éxito" al matar cuatro policías. Otro intentó en vano asaltar un consulado de EEUU.

Una serie de ataques suicidas golpearon ayer a Arabia Saudita. El Estado Islámico ha puesto su temible mira en el reino saudita. Uno de los atentados se perpetró frente a una mezquita de la ciudad santa de Medina, que dejó cuatro muertos. En total, tres atacantes suicidas perpetraron otros tantos atentados, uno de ellos frente a un consulado de Estados Unidos.

Los ataques no fueron reivindicados, pero el modus operando es muy propio del Estado Islámico, que ya ha golpeado a Arabia Saudita en el el último año. La serie de ataques comenzó al inicio de la tarde, cuando se produjo una explosión fuera de la Mezquita del Profeta en la ciudad santa de Medina, según informó la cadena de noticias saudita Al-Arabiya, que difundió imágenes de un estacionamiento en llamas y del cuerpo de al menos una persona en el suelo. Más tarde, el Ministerio del Interior saudita indicó que en el ataque habían muerto cuatro agentes de seguridad y que cinco resultaron heridos. "Las fuerzas de seguridad sospecharon de un hombre que se dirigía a la Mezquita del Profeta cuando estaba en el estacionamiento del lugar. Cuando intentaron detenerlo se hizo explotar detonando un cinturón explosivo que portaba, lo que provocó su propia muerte y la de cuatro agentes", reseñaron las autoridades en un comunicado. La explosión tuvo lugar en el estacionamiento que tienen las fuerzas de seguridad fuera del templo, ubicado en la segunda ciudad santa más importante para los musulmanes después de la Meca.

Otros dos atentados suicidas se produjeron en otras dos ciudades del país. En Qatif, una ciudad mayoritariamente shiíta, en el este de Arabia Saudita, un kamikaze se hizo explotar frente a una mezquita sin causar víctimas, según informaron testigos. "Era un kamikaze, vi su cuerpo destrozado", indicó un lugareño.

La ola de atentados comenzó al amanecer, con un ataque frente al consulado estadounidense en la ciudad de Jeddah, a orillas del Mar Rojo. De acuerdo con el comunicado oficial, dos agentes de vigilancia sospecharon de un individuo que estaba en un auto en el estacionamiento del hospital Suleiman Faqeeh, frente al consulado estadounidense. Cuando los agentes se acercaron a investigar, "el hombre detonó el cinturón de explosivos en el interior del párking", indicó el comunicado. Ambos agentes resultaron levemente heridos en la explosión, ocurrida poco antes de la plegaria islámica del alba. La edición online del diario local Sabq publicó una foto en la que se ve parte del cadáver del kamizake en el suelo. Sabq, publicación cercana al gobierno, se refirió a "un atentado fallido". Según el general Mansur al Turki, "en el lugar se encontraron aparatos que no fueron detonados".

En Washington, un portavoz del Departamento de Estado declaró: "Estamos al tanto de la información sobre una explosión en Jeddah y trabajamos con las autoridades sauditas para recabar más información". Desde fines de 2014 las fuerzas de seguridad sauditas y la minoría shiíta del país han sido objeto de atentados reivindicados por el Estado Islámico. Este atacó el domingo en Bagdad un centro comercial de la rama shiíta del islam (ver aparte). En marzo de 2015 la embajada de Estados Unidos permaneció cerrada varios días, al igual que los consulados norteamericanos de Jeddah y Dhahran, en el este de Arabia Saudita, por motivos de seguridad.

El líder del Estado Islámico, el autoproclamado califa Abu Bakr al Bagdadi, ha instado a sus combatientes a atacar Arabia Saudita, que participa en la coalición liderada por Estados Unidos que bombardea las posiciones de esa milicia terrorista en Irak y en Siria.

La semana pasada hubo brutales atentados en Turquía, Bangladesh, Yemen e Irak, que dejaron cientos de muertos. Todos fueron obra del Estado Islámico, llamado Isis por sus siglas en inglés o Daesh, elacrónimo en árabe. Estos ataques terroristas se producen al final del mes sagrado musulmán, el Ramadán, y los de ayer durante el 4 de julio en EEUU, día de la independencia de este país.

En Turquía. Tras el atentado contra el aeropuerto Atatürk de Estambul el pasado martes, que dejó 45 muertos, ayer fueron detenidos dos presuntos miembros del Estado Islámico al ingresar a Turquía. La policía capturó a los sospechosos, de nacionalidades rusa y kirguiza, en el mismo aeropuerto Atatürk. Ambos llevaban ropa de camuflaje y llamaron la atención de la policía durante un "análisis de riesgo". Tras el atentado hay unidades especiales de la policía en el aeropuerto.

Comentarios