El Mundo
Lunes 22 de Agosto de 2016

El Estado Islámico mandó a un chico de 12 años de kamikaze contra una boda

Lo reveló el presidente de Turquía, Erdogan, luego del atentado, que dejó 51 muertos en una ciudad kurda cerca de la frontera con Siria

El terrorista suicida del Estado Islámico que mató a al menos 51 personas en una boda en Turquía tenía apenas 12 años, según el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. El ataque en Gaziantep, zona kurda cerca de la frontera con Siria, es el más mortífero en Turquía en lo que va del año. El Estado Islámico es enemigo declarado de la etnia kurda, pero esta también mantiene un enfrentamiento político y armado con el régimen de Erdogan.

   El presidente dijo en un mensaje televisado que el atacante tenía entre 12 y 14 años. Agregó que de 69 heridos, 17 se encontraban en estado crítico. "Era evidente que el Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) tenía esa organización en Gaziantep o intentaba hacerse un lugar recientemente'', consideró Erdogan. "Se realizaron, se están realizando, muchas operaciones intensas. Desde luego, nuestras fuerzas de seguridad realizarán estas operaciones con intensidad aún mayor'', prometió Erdogan. El presidente turco superó un intento de golpe de estado el pasado 15 de julio, y desde entonces ha fortalecido la represión interna. De hecho, ayer las agencias de noticias advertían que sus informes desde Turquía estaban sometidos a la censura del Estado. El material enviado solo contaba con fuentes oficiales.

   Un conductor de autobús que llevó a algunos invitados de Siirt a Gaziantep dijo que le parecía increíble que atacaran una boda. "Era una fiesta de bodas. Nada más que una fiesta de bodas normal'', dijo Hamdullah Ceyhan a la agencia estatal Anadolu. "Este ataque fue deplorable. ¿Cómo pudieron hacer semejante cosa? La novia y el novio estaban en tratamiento y su vida no corría peligro, informó Anadolu. La hermana y el tío del novio estaban entre los muertos.

   Turquía ha sufrido una serie de atentados este año, algunos reivindicados por milicianos kurdos del proscripto Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK por sus siglas en turco), otros atribuidos al Estado Islámico. En junio, milicianos del Estado Islámico mataron a 44 personas en un ataque con armas y bombas contra el aeropuerto internacional de Estambul. Un doble ataque suicida a un acto por la paz en Ankara dejó otras 103 víctimas fatales en octubre pasado.

   Erdogan dijo ayer que no había "la menor diferencia'' entre el grupo Estado Islámico, los rebeldes kurdos y el movimiento del clérigo islámico Fetullah Gulen, a los que calificó de "terroristas". A Gulen, aliado estratégico de Erdogan hasta 2013, se lo culpa del intento de golpe de Estado. "Estas organizaciones ávidas de sangre y las potencias que las respaldan no tienen la voluntad ni el poder de acallar los llamados a oración, arrear la bandera, dividir a la patria y separar nuestra nación'', añadió Erdogan. Claramente, el régimen de Erdogan piensa utilizar el repudio al terrible atentado para reforzar la represión de todas las organizaciones, sean terroristas o no, como el partido legal prokurdo HDP, ya en la mira de los servicios de inteligencia del régimen islámico de Erdogan.



Irak: 36 ejecutados. Irak ejecutó a 36 milicianos del Estado Islámico condenados por el asesinato de más de 400 reclutas que habían sido secuestrados en los primeros días de la ofensiva del grupo yihadista en 2014. Los condenados habían sido trasladados a Nasiriya, en el sur del país, y su ejecución fue aprobada por el presidente, Fuad Masum, que obligatoriamente debía dar su visto bueno. La masacre se produjo en los primeros días de la ofensiva fulgurante del Estado Islámico en junio de 2014, que le permitió tomar grandes franjas del territorio iraquí, incluyendo la ciudad de Mosul. Aún permanecen en la mayor parte de ese territorio.

No cesa la matanza de civiles en Alepo

En Siria, la ciudad sitiada de Alepo siguió sumando muertos. Un total de 468 civiles han muerto, entre ellos cien niños y 57 mujeres, entre el 31 de julio y el sábado por ataques aéreos del régimen del presidente Bashar Assad y sus aliados de Rusia y combates con artillería en Alepo y la provincia homónima.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que 172 de esos civiles perdieron la vida por bombardeos de aviones y helicópteros a barrios del este de la ciudad de Alepo, la zona bajo el control de la oposición siria. Además, 163 personas murieron en ataques con obuses disparados por los rebeldes sirios contra el oeste de la urbe, controladas por las fuerzas leales al régimen sirio.

Asimismo, una mujer y un hombre perecieron en ataques de los insurgentes al barrio Al Sheij Maqsud, de Alepo, bajo el control de milicias kurdas, enemigas de Assad.

Un total de 130 civiles perdieron la vida en el mismo periodo por bombardeos aéreos y helicópteros en zonas rurales del oeste, el sur y el norte de la provincia de Alepo. Sólo el régimen y Rusia tienen medios aéreos en la zona, de modo que son los responsables sin margen de duda.

Comentarios