Información Gral
Miércoles 15 de Junio de 2016

El Estado debe velar por la crianza de un niño cuya madre es discapacitada

La Corte Suprema de Justicia restituyó a una mujer que afronta condiciones de pobreza y un retraso mental moderado la tenencia de uno de sus hijos que había sido puesto en adopción y ordenó al Estado que ayude a fortalecer el vínculo.

La Corte Suprema de Justicia restituyó a una mujer que afronta condiciones de pobreza y un retraso mental moderado la tenencia de uno de sus hijos que había sido puesto en adopción y ordenó al Estado que ayude a fortalecer el vínculo.

El máximo tribunal acogió un dictamen de la procuradora general adjunta, Irma García Netto, y dispuso la revinculación del niño, actualmente de 4 años, con su madre.

La justicia civil había declarado al niño en "estado de abandono moral y material", a raíz de un informe realizado poco después de su nacimiento, en mayo de 2012.

La madre, según un estudio socioambiental, padece "retraso mental moderado, con pensamiento concreto. Hay que proporcionarle indicaciones varias veces para que pueda realizar una acción. Tras varios intentos, llega a incorporar el trayecto de un lugar a otro, o cómo ir a una dirección".

"Presenta marcadas dificultades en su aseo personal, necesitando apoyo al respecto, como en relación al control de la alimentación", advirtió el informe sobre la progenitora del menor de edad.

El gobierno porteño, en abril de 2013, informó que "no cuenta con hogares que se adapten al objetivo" de fortalecer el vínculo madre-hijo en esas condiciones, reportó el fallo del tribunal.

Un tribunal civil, entonces, resolvió, "teniendo en cuenta las limitaciones madurativas en hacerse cargo del niño y no contar con los debidos apoyos ni un marco familiar continente, que el niño tiene derecho a una existencia sana en un hogar y a no estar institucionalizado de por vida".

"Los padecimientos de base de la madre, quien no pudo elaborar un proyecto vital, no dejan otra opción que decretar el estado de abandono y adaptabilidad del niño", había resuelto la Sala B de la Cámara Civil.

Pero la procuradora García Netto recordó que "antes de excluir a un niño de su ámbito de origen, tuvo que haber fracasado el esquema de protección, preventivo y de apoyo", y en ese sentido recomendó "propiciar, a través de mecanismos rápidos y ágiles, el regreso del niño a su medio originario".

La procuradora detectó una evolución en la situación de la madre, quien tuvo un segundo hijo (actualmente de 2 años), y sostuvo que "siempre ha estado a su cuidado".

La mujer, expresó el fallo de la procuradora, "aprendió la función parental", y manifestó que "ahora dispone de apoyos para desempeñarse como madre y garantizar el afecto, los cuidados y la estimulación emocional, social y cognitiva, así como la transmisión de su historia y los propios valores culturales y sociales".

"El grupo familiar contaría con ingresos mixtos, fruto de la labor del abuelo (lustrabotas desde hace 30 años) y de la inclusión en programas y subsidios estatales, además de la asistencia de instituciones de educación general y especial", destacó García Netto.

La Corte, con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, suscribió los argumentos de la procuradora general adjunta, revocó el fallo civil y recompuso la relación madre-hijo.

Comentarios