Juegos Olímpicos Río 2016
Jueves 18 de Agosto de 2016

El equipo de Velasco cayó ante Brasil y se quedó sin semifinales

En un partido muy parejo, la selección argentina perdió por 3 a 1 en cuartos de final ante los dueños de casa.

Podía no ser y no fue. La selección masculina de vóley se despidió de los Juegos Olímpicos de Río tras caer anoche con Brasil por 3 a 1. De poco sirvió haber hecho historia al clasificar primero en el grupo porque el premio fue nada menos que el dueño de casa, que además de clásico es una potencia mundial desde hace rato. El partido fue parejo pero no fue una derrota digna. Fue derrota nomás.

El primer set, en un Maracanazinho que era una caldera, arrancó con todo. Con los rosarinos Solé y Crer en cancha, el equipo de Velasco se puso 3-0 y, pese a que Brasil tuvo arrimes en el marcador, se mantuvo la diferencia, con Poglajen bastante certero y una buena cobertura defensiva. Se lesionó Conte y luego Lucarelli, el argentino volvió pero en Brasil entró Mauricio, que terminaría siendo clave, ya que con su potencia rompió la paridad en el 20-20 y llevó a los locales a quedarse con el set 25 a 22.

En el segundo juego, Argentina ajustó el bloqueo y comenzó a sacar rédito. Llegó a estar arriba por 5 en el 13-8 y la incrementó en el 15-8. Preocupado, Bernardinho pidió tiempo para aclarar los tantos y detener un poco el vendaval albiceleste, que se mantuvo igual que la diferencia hasta entrar en la recta final del set, que se terminó llevando 25 a 17 y puso las cosas pardas.

En el tercero la verdeamarelha salió con todo y con Mauricio otra vez como abanderado sentó posición con un inapelable 4-0. En todo el set, Argentina debió soportar el saque jugado del rival y jamás le encontró la vuelta. La brecha se ensanchó en el 13-6 y siguió su curso. Velasco movió el banco para darle un poco de aire al equipo. Pepe Luis y Bruno no fueron solución y con un claro dominio de principio a fin, Brasil ganó el tercero por 25 a 19.

El cuarto juego fue palo y palo y no se dieron respiro. Argentina arrancó mejor con la vuelta a la cancha de Poglajen, que anoche tenía el brazo bien caliente, bien secundado por Pepe Luis González, que aportó cuando fue requerido. Solé ganaba con los primeros tiempos y Conte sumaba en el rubro bloqueo. La defensa de Alexis González contribuía y mucho. Pero claro, enfrente estaba el poderoso Brasil de Wallace, Lucas, Bruno y compañía, que sumados a la buena noche de Mauricio y con los dientes apretados siempre estuvieron en partido y pasaron al frente en el último tercio, el definitorio. Fue un pandemónium, una clase magistral de vóley de dos equipos que brindaron uno de los mejores set de todo el torneo. Fue 25 a 23 para Brasil, que dejó a la Argentina en las puertas de las semifinales olímpicas.

Comentarios