Donald Trump
Lunes 28 de Noviembre de 2016

El equipo de Trump exige cambios para no anular apertura de Obama

Si Raúl Castro quiere mantener las embajadas abiertas debe dar más libertades, dijeron dos figuras clave del futuro gobierno republicano

El régimen cubano deberá promulgar mayores libertades para su pueblo y dar a los Estados Unidos "algo" a cambio si quiere mantener las relaciones diplomáticas iniciadas por el presidente Barack Obama, dijeron ayer colaboradores jerárquicos del presidente electo Donald Trump en importantes medios de comunicación.

Las declaraciones de Kellyanne Conway y Reince Priebus siguieron a la muerte de Fidel Castro. El hermano menor de Castro, Raúl Castro, de 85 años, tomó el control del país en 2006, y negoció luego con Obama el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Priebus, quien será secretario general de la Casa Blanca, señaló que Trump "absolutamente'' daría marcha atrás a la apertura de Obama hacia Cuba a menos que haya "algún movimiento'' de parte del gobierno cubano. "Represión, mercados abiertos, libertad de religión, prisioneros políticos, esas son cosas que tienen que cambiar para tener relaciones abiertas y libres, y eso es lo que cree el presidente electo Trump, y hacia allá es que nos dirigiremos'', dijo ayer Priebus a Fox News.

Conway, otra colaboradora estrecha, realizó declaraciones similares y señaló que cualquier acuerdo diplomático tendrá que beneficiar a los trabajadores estadounidenses. "En la medida que el presidente Tru mp pudiera iniciar nuevas conversaciones con Cuba, tendría que ser una Cuba muy diferente'', dijo al programa "This Week'' de la cadena de televisión ABC. " l quiere asegurar que cuando Estados Unidos de América, cuando él sea presidente, se involucre en cualquier tipo de relaciones diplomáticas o acuerdos comerciales, que nosotros estemos protegidos y como Estados Unidos recibamos algo a cambio'', agregó.

Conway dijo que no se ha decidido nada sobre Cuba; pero indicó que Estados Unidos está permitiendo que la aviación comercial "haga negocios" con un gobierno cubano represor y con las fuerzas armadas cubanas. Y la asesora añadió que "el asunto de primer orden'' es congregar a la comunidad internacional para tratar de liberar a los prisioneros políticos del régimen de la isla.

Aunque Obama abrió a través de órdenes ejecutivas (decretos) algo de inversión estadounidense y viajes a Cuba, permanecen restricciones ligadas al embargo comercial, a insistencia de los legisladores republicanos. El embargo depende enteramente del Congreso, donde Obama tenía minoría.

El senador federal republicano Marco Rubio, de Florida, cuyos padres nacieron en Cuba, dijo que está alentado por la dura retórica de Trump respecto a Cuba. Rubio dijo al programa "State of the Union'' de CNN que el enfoque de Estados Unidos debe ser su propia seguridad y otros intereses, así como alentar la democracia cubana. "Deberíamos examinar nuestra política hacia Cuba a través de esa óptica'', señaló.

Comunicado. El sábado, Trump dio a conocer un comunicado durísimo hacia el fallecido Castro. "Hoy el mundo marca la salida de un dictador brutal que oprimió a su propio pueblo durante casi seis décadas", afirmó. "El legado de Fidel Castro es de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales", agregó. "Si bien Cuba sigue siendo una isla totalitaria, espero que hoy marque un alejamiento de los horrores soportados durante demasiado tiempo y hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto merecen. A pesar de que las tragedias, las muertes y el dolor causados por Fidel Castro no pueden ser borrados, nuestro gobierno hará todo lo posible para que el pueblo cubano pueda finalmente iniciar su camino hacia la prosperidad y la libertad, con la esperanza de que un día pronto vea una Cuba libre". Comparadas con este tono, las declaraciones de Priebus y Conway parecen moderadas y negociadoras.

Comentarios