Edición Impresa
Miércoles 16 de Enero de 2008

El discreto encanto de las piscinas

El verano rosarino se ha puesto inhóspito y un chapuzón se ha convertido en necesidad impostergable. Los sacrificados hombres y mujeres de prensa...

El verano rosarino se ha puesto inhóspito y un chapuzón se ha convertido en necesidad impostergable. Los sacrificados hombres y mujeres de prensa que han debido permanecer este tórrido enero en la ciudad optan por destinos múltiples y las piscinas públicas son la elección de los más gasoleros. Una movilera de la 8 conocida por su dinámica es fan del parque Alem, donde tiene formado un grupo estival. Popular en el aire rosarino, la dama no puede evitar que la persigan los cazadores de autógrafos. Fatal.

A ver si afinan un poco, viejo
El trío de escritores recorría calle Tucumán el sábado por la noche con punto de partida y destino bien definidos: desde el Bar del Mar a Luna, sin escalas. Pero los veteranos que acompañaban a Fabricio Simeoni en el trayecto no tuvieron mejor idea que ponerse a cantar tangos. El más bajo zafaba, pero el que llevaba la silla despertó a muchos vecinos con sus aullidos. ¡Basta!

Comentarios