La ciudad
Viernes 20 de Mayo de 2016

El director del Pami prometió refaccionar los policlínicos

El titular del instituto a nivel nacional, Carlos Regazzoni, anunció también la construcción de un nuevo edificio para internaciones en Rosario

El director ejecutivo de Pami a nivel nacional, Carlos Regazzoni, visitó la ciudad por primera vez para constatar el estado de los policlínicos, que han sido protagonistas en reiteradas ocasiones por fallas en varios ámbitos. "Las auditorías dieron cuenta de que se cumple la mitad de los estándares", dijo, aunque también prometió refacciones y un nuevo edificio de internación. Por otro lado, anunció que ya se está trabajando en agilizar el sistema de turnos y evitar trámites burocráticos. A modo de recuento, conocidos son los ascensores en pésimo estado en el Pami I, de Sarmiento 383, y la falta de atención y espera de horas que tienen que padecer los jubilados en el Pami II, de Olivé 1159.

El paso de Regazzoni por la ciudad se completó asistiendo a clases de inglés con jubilados que integran el programa Upami (que brinda la posibilidad a afiliados a realizar alrededor de 70 cursos en la Universidad Nacional de Rosario y cuenta con 1.200 adultos mayores inscriptos a sus clases) y merendando, también con afiliados, en el centro de jubilados Zona Oeste.

El funcionario (a cargo de la obra social desde diciembre) dialogó con La Capital e hizo hincapié en la situación que se encontró al observar los efectores que dependen de la administración central del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados.

—¿Qué actividades vino a desarrollar en su visita?

Lo primero fue recorrer los policlínicos porque son una prioridad de Pami central, así que tenemos que trabajar. Somos muy optimistas; encontramos un grupo humano espectacular y muchísimo acompañamiento de la gente que realmente quiere a los policlínicos. Queremos que muchas cosas mejoren, y lo más importante es que la gente está. Ahora tenemos que invertir. Estamos haciendo las contratraciones para hacer obras en los dos policlinicos porque la verdad es que me parecieron demasiado importantes como para no invertir en ellos y no dedicarse.

—¿Cómo encontró el estado edilicio, considerando que hubo dos episodios similares de ascensores que se cayeron en el Pami I, con escaso margen de días entre sí?

Encontré serios problemas edilicios y serios problemas de infraestructura; hay que invertir muchísimo. Calculamos que, en las auditorías que se hicieron, se cumple con la mitad de los estándares, con lo cual debemos duplicar la inversión. De todos modos quiero destacar a la gente que trabaja en las dependencias: médicos, enfermeros, técnicos, personal de limpieza. Todo el mundo está muy comprometido con sus policlínicos.

—¿Se va a hacer algo nuevo o van a hacer refacciones sobre lo que ya está?

Se van a hacer edificios nuevos y se van a refaccionar los que ya están. Se está trabajando en un edificio completamente nuevo para internación y la refuncionalización de los dos policlínicos.

—¿Cuáles serían los plazos de las obras?

Durante este año van a empezar las obras en Rosario. Ya se hicieron algunos arreglos y ahora vamos a comprar equipamiento básico, camas por ejemplo, y ya se está trabajando en los proyectos. En pocos meses más vamos a comenzar.

—La directora de la Unidad de Gestión Local IX, región en la que está comprendida Rosario, habló de que hubo un tiempo con faltante de auditorías ¿Cómo piensan encauzar el asunto?

Auditorías en terreno en el Pami no se hacían, prácticamente. Estamos cambiando el sistema de auditorías y vamos a incorporar mucha tecnología porque Pami da millones de prestaciones por mes. La auditoría tradicional es muy poco eficiente, pero hay que auditar porque, debido a que no hubo controles, encontramos desastres.

—Hace un tiempo, antes de asumir, exhibió problemas de los afiliados: turnos, lugares de internación y prótesis, entre otras cosas ¿Cómo están hoy?

Es un problema estructural que va a demorar en resolverse, pero ya estamos mejorando. En la ciudad de Buenos Aires los turnos se pueden conseguir vía web o desde cualquier agencia. Vamos a generar sistemas así en todas las provincias, también en Santa Fe. Tenemos un proyecto que estamos desarrollando, que es Pami sin trámite: la idea es ir descomplejizando todos los trámites para agilizarlos. Además, para que el afiliado no se la tenga que pasar en la burocracia.

—En los últimos días en el que se encontró un gran número de sillas de ruedas en desuso. ¿Qué destino habrá para esos elementos?

Se firmó un convenio con el Ministerio de Educación de la Nacion y los chicos de las escuelas técnicas son los que están arreglando las sillas de ruedas. Ya venían arreglándolas hace unos meses, pero ahora se está haciendo a nivel nacional. Están dando un ejemplo muy lindo porque los mismos alumnos pidieron involucrarse en la distribución de las sillas. Nos pone a todos muy contentos

—En otra oportunidad hizo hincapié en el gran número de ancianos pobres ¿Cómo se trataría de revertir esta situación?

Es uno de los grandes problemas. En los ultimos diez años, los tres millones de jubilados más pobres del país fueron los que menos se beneficiaron en salud, los que menos ganaron. Uno lo ve en los lugares donde se internan, los problemas que hay con los medicamentos, las prótesis, los traslados en ambulancia. La idea es que, con los recursos del Pami, desarrollemos políticas para mejorar su situación. Son políticas de salud y políticas sociales, y estamos trabajando en los dos planos.

Comentarios