Corrupción
Sábado 05 de Noviembre de 2016

"El dinero del narco está manchado con sangre"

La Comisión de Justicia y Paz que depende de la Iglesia advirtió la "situación de intolerable gravedad" generada por las mafias de las drogas.

La Comisión Nacional de Justicia y Paz (CNJP), que depende del Episcopado, sostuvo ayer que "el dinero que mueve el narcotráfico está manchado con sangre de los pobres", al cumplirse un mes de la trágica muerte del padre Juan Viroche en la provincia de Tucumán quien, se considera, puso de manifiesto una "situación de inusitada e intolerable gravedad".

Así lo sostiene la comisión de la Iglesia conformada principalmente por laicos y que cuenta con el asesoramiento del presidente de la Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, en un comunicado difundido ayer por la mañana que se titula "La cultura de la muerte y el descarte no debe prevalecer en nuestro país".

Viroche fue encontrado ahorcado el 5 de octubre pasado en la parroquia de Nuestra Señora del Valle de La Florida, en el este de Tucumán, y aunque desde un primer momento la Justicia centró su investigación en la hipótesis del suicidio, familiares, allegados al sacerdote y parte de la Iglesia insisten en que se trató de un crimen mafioso.

"Al cumplirse un mes de la muerte del padre Juan Viroche, la Comisión Nacional de Justicia y Paz considera oportuno reflexionar sobre el desafío que plantea la lucha contra la expansión del narcotráfico y la secuela de sufrimiento que la drogadependencia produce en muchos de nuestros hermanos", argumentaron los miembros de la comisión.

En ese marco, se destacó que el padre Juan "se enfrentó con valentía a las mafias que manejan el narcotráfico, y que lo habían amenazado a él y a otras personas de su comunidad" y sostuvo que "las circunstancias de su trágica muerte deben ser esclarecidas por la Justicia, pero en cualquier caso, ella ha puesto de manifiesto una situación de inusitada e intolerable gravedad".

"Queremos hacer llegar nuestra palabra de cercanía y aliento a esa comunidad herida por la muerte de su pastor y antes de eso, por el daño que causan en ella la droga, el crimen y la corrupción", agregaron.

Inclusión y desarrollo. La CNJP sostuvo que "el dinero, que en grandes cantidades mueve el narcotráfico, está manchado con sangre, mayoritariamente sangre de los pobres" y dijo que "el narco menudeo cuestiona la cultura del trabajo y las drogas afectan gravemente la salud de muchos niños y jóvenes, por eso ninguna lucha contra el narcotráfico podrá ser exitosa sin inclusión y desarrollo social".

"Las mafias, que lucran con la muerte al dedicarse al narcotráfico, no dudan en amenazar o incluso matar a aquellos que consideran un obstáculo a sus mezquinos intereses. Lamentablemente, ya son muchas las víctimas a lo largo y a lo ancho de nuestro país", dijeron y sostuvieron "con alarma y con dolor, que las bandas criminales están infiltradas en distintos sectores e instituciones de nuestra sociedad".

Los miembros de la CNJP destacaron el hecho de que el gobierno de Mauricio Macri "haya asumido públicamente el compromiso de enfrentar el narcotráfico" y expresaron su deseo de que "se pongan los medios para que esa lucha sea eficaz", al tiempo que manifestaron que "urge que las fuerzas policiales y de seguridad y los organismos en que se hayan infiltrado los intereses del narcotráfico, sean depurados".

Comentarios