Ovación
Jueves 16 de Febrero de 2017

El Diez alentó en el vestuario de Napoli

Con los honores de ser "el 10", "el Diego" y el ex capitán y "estrella del Napoli", Diego Maradona estuvo ayer en el vestuario del equipo visitante, en el estadio madrileño Santiago Bernabéu. Fue a arengar a los azzurri antes del cotejo de ida contra el Real Madrid , por octavos de final, donde finalmente los italianos cayeron 3 a 1.

Llegó al estadio sobre la hora, en auto blindado y trajeado, acompañado con su pareja Rocío Oliva (con quien había mantenido una discusión en el hotel Eurostars, que tuvo amplio tratamiento en la prensa y sobre el que el se negó a hacer más declaraciones de las que ya había vertido en Facebook). También fue con su nieto Benjamín Agüero, hijo de Gianina Maradona y Sergio Kun Agüero

Al vestuario fue justamente acompañado con su nieto. Por unos minutos. Maradona se sacó el saco y arengó a los dirigidos por Maurizio Sarri. Les transmitió sus propios y afectuosos sentimientos por la camiseta.

Luego volvió a la cancha. Se acomodó en uno de los palcos de categoría del estadio español, cerca también de Aurelio De Laurentiis, el presidente del Napoli. Desde allí siguió el encuentro, que tendrá su duelo definitivo el próximo 7 de marzo en el estadio San Paolo (Nápoles).


Cielo e infierno

El partido en el que París Saint Germain (PSG) goleó 4 a 0 a Barcelona no terminó a los 90 minutos. Siguió en la prensa, donde los rosarinos fueron tapa, con tratamientos antagónicos: cielo, para uno e infierno para el otro. Mientras los diarios franceses adularon a Angel Di María, y hasta lo calificaron de "Mágico" (Le Parisien), los catalanes aplazaron a Lionel Messi con un 2 (dos) y lo mostraron como la cara de un "Desastre" (Mundo Deportivo).

Y ayer, las aguas continuaron inquietas, y turbias por el lado del Barsa que se dedicó a analizar las causas y consecuencias del traspié, y las alternativas hasta el final de temporada. Hubo reunión entre el DT Luis Enrique y el plantel, y supuestamente, se pactó continuar seguir dando pelea en todos los frentes. La prensa no tuvo piedad con el técnico y se profundizaron las versiones de recambio. En Francia, en tanto, se siguió festejando y se rescató al DT vasco del PSG, Unai Emery. Los diarios descartaron el factor suerte y hablaron de "un planteamiento milimétricamente planeado" para anular al Barsa.

Comentarios