Escenario
Jueves 19 de Mayo de 2016

"El destino no se puede modificar, no sé si está escrito, pero existe"

Benjamín Vicuña reveló intimidades de su relación con la China Suárez. Y cómo la pareja protagónica saltó de la ficción a la realidad.

Pocas películas argentinas tuvieron tanta previa en la página de chimentos como "El hilo rojo". El filme de Daniela Goggi, que se estrena hoy en Rosario, tuvo una prensa impensada a partir de la polémica separación del protagonista Benjamín Vicuña con la modelo Carolina "Pampita" Ardohain, cuando se destapó un romance con Eugenia "China" Suárez, la que por entonces era pareja en la ficción y hoy lo es en la vida real. "El destino no se puede modificar", dijo Benjamín Vicuña. quien sostuvo que la trama del filme propone más de un punto en común con su situación personal.

El nuevo largometraje de Goggi, inspirado en el libro homónimo y que pone el acento en la leyenda del hilo rojo del destino, relata la historia de Abril (Suárez), una azafata de 23 años, y de Manuel (Vicuña), un enólogo de 30, que se conocen en un aeropuerto y a los que la vida vuelve a unir años después.

Según esa leyenda oriental, existe un cordón rojo, invisible al ojo humano, resistente e irrompible y capaz de soportar cualquier obstáculo, que liga a dos personas, independientemente de la hora, del lugar o la circunstancia y que están predestinadas a estar juntas.

"El destino no se puede modificar, existe. No sé si está escrito, si hay casualidades o causalidades. Las anécdotas y el ruido innecesario que se generaron se van a perder en el tiempo y va a quedar una gran película que va a trascender", expresó Vicuña en conferencia de prensa, en relación a la persecución mediática que padeció en los últimos meses al terminar su matrimonio con Pampita e iniciar un romance con la China Suárez.

El actor resaltó al respecto que el filme plantea "un conflicto contemporáneo: qué pasa con el desborde en el amor y sus consecuencias en la familia y con el destino, donde vuelve a la leyenda de este hilo rojo que hace que los personajes no puedan cortar ese vínculo".

Al cruzarse en el avión, en el que Abril era azafata, ambos sintieron que eran el uno para el otro, pero la vida los separó y cada uno formó una familia, aunque ese sentimiento nunca se diluyó.

"Hay algo de la espontaneidad en la personalidad de la «China» y Abril tiene que ver con eso, no sabés lo que puede decir o hacer. La parte rockera del personaje que no mide las consecuencias no es de ella, es pura creación, aunque entiendo la especulación con respecto del personaje", describió la directora, quien había trabajado junto a Suárez en "Abzurdah", filme bien recibido por el público.

Para Vicuña, su personaje "descubre el amor en el aire donde todo se suspende y parece mágico. Siete años después -relató-, es un hombre más maduro y se encuentra en pareja con Laura (Guillermina Valdes) y aunque pasó mucha agua bajo el puente, sigue presente el amor que lo marcó años atrás".

El intérprete chileno agregó que "no necesariamente tiene que haber una crisis en la pareja para que una de las personas pueda vivir o no una situación irreversible. Lo que se muestra con Laura no es una pareja desgastada".

Por su parte, Suárez refirió al "gran cambio que se generó en esos siete años sin saber uno del otro. Ella arranca mucho más rebelde y sin buscar ningún tipo de compromiso, pero pasa el tiempo y se enamora de Bruno (una mega estrella interpretada por el español Hugo Silva), tienen un hijo y cree que sentó cabeza y justo en ese momento se cruza con Manuel y ahí empieza la mejor parte".

Fantasías. La película "El hilo rojo", coproducción entre Argentina y Chile, fue rodada en las calles de Buenos Aires, durante las noches dentro de un avión y en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias porque "tenía el romanticismo y tenía que ver con el encuentro de un lugar idílico", manifestó la directora sobre la filmación en el Caribe.

"¿Qué pasa si te encontrás en uno de los lugares más bellos del mundo con una persona que dabas por perdida?, ¿vas a cumplir tu fantasía?", se cuestionó Goggi en alusión a la locación que albergó las secuencias más intensas.

"Ese tipo de escenas son un poco incómodas. Soy bastante relajada con el cuerpo y confío mucho en Dani (Goggi) y Mili (Roque Pitt, productora) que me cuidan, pero no es lo que más disfruto filmar, aunque se diga otra cosa. Se suele hacer una toma o dos para que sea más llevadero", remarcó la actriz, de 24 años, que saltó a la fama en la tira juvenil "Casi ángeles", de Cris Morena.

En la misma línea, Vicuña expresó que "en las escenas de sexo se trata de buscar una situación más o menos cuidada y preservar la intimidad, aunque es lo más difícil de representar para un actor, junto con el acto de morir".

En su rol de productor de "El hilo rojo", Vicuña demostró su emoción al "ver a una actriz como la «China» pisando fuerte. Se trata de construir nuevas generaciones y nuevos actores, y en ese sentido ella está haciendo un gran trabajo".

Desde su perspectiva, Suárez reveló que es "demasiado autocrítica", aunque "con el tiempo iré aceptándome, pero me quedé fascinada con la película porque es la historia de amor que yo siempre quise actuar".

Comentarios