Turismo
Domingo 06 de Noviembre de 2016

El desierto chileno desde globos aerostáticos

Una vista espectacular de 360 grados se podrá observar desde globos aerostáticos que empezarán a operar en San Pedro de Atacama, localidad turística ubicada en pleno desierto chileno a 1.634 kilómetros al norte de Santiago. Sin embargo, aún está pendiente la autorización de los pueblos originarios indígenas atacameños.

Balloons Over Atacama (Globos sobre Atacama) es la primera empresa que ofrece estos viajes en la zona, y la tercera compañía del país que obtiene la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil para realizar vuelos en globo aerostáticos con pasajeros. Constanza Leiva, gerente de marketing de uno de los hoteles del pequeño pueblo de San Pedro de Atacama, fue la primera persona en vivir la experiencia. "Fue un viaje único. Con una panorámica en 360 grados del desierto que nunca antes había visto, con los colores del amanecer, y una sensación de paz e inmensidad que no había tenido", describió la joven.

Gonzalo Vergara, gerente general de Balloons Over Atacama, explicó que el proyecto se trabajó durante más de un año, "buscando acuerdos con las comunidades (indígenas atacameñas) y el municipio para lograr la autorización que nos permita entregar esta innovadora oferta turística en San Pedro".

La empresa es parte de una compañía de origen australiano, Eastern Safaris, que opera desde 1999 en Bagan (Birmania) y su aterrizaje en Chile se produjo luego que sus dueños recibieran una invitación para conocer San Pedro. "El paisaje del desierto prístino, las asombrosas formaciones rocosas y todo enmarcado por los volcanes a distancia, fue impresionante. Perfecto para ser visto desde un globo", contó Khin Omar Win, quien junto a su esposo, Brett Melzer, fundó la compañía.

La idea es funcionar todo el año con tres globos que realizarán un viaje al día. El despegue se realiza al amanecer, cuando las condiciones climáticas son favorables para un vuelo tranquilo, que dura aproximadamente 40 minutos. Cada globo se eleva a una altura máxima de 700 metros y se traslada a una velocidad de hasta 18 kilómetros por hora.

Desde allí se puede observar el poblado de San Pedro, parte del Valle de la Luna (sitio en el desierto muy similar al satélite natural), la cordillera de Domeyko y volcanes como el Licancabur. "Hemos estudiado las condiciones climáticas y tomado las medidas de seguridad correspondientes. La iniciativa, no obstante, tiene que obtener la aprobación de los pueblos originarios atacameños.

Comentarios