Edición Impresa
Sábado 29 de Marzo de 2014

El desembarco de China en el agro local hizo punta con Nidera

La economista de la Bolsa de Rosario, Patricia Bergero, analizó las inversiones del gigante asiático en los agronegocios.

La noticia de la vinculación entre Nidera y Cofco vuelve a poner el foco en la política desplegada por China en cuanto a asegurar el acceso a los recursos naturales de los que carece, estimó la economista Patricia Bergero de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Existen algunas aristas interesantes que se aprecian a raíz del acuerdo firmado entre la transnacional de origen holandés Nidera (semillera) Handelscompagnie BV, nacida en 1920, y la empresa estatal china Cofco Corporation, originada en 1949, sostuvo la especialista.

"Como resultado de dicho acuerdo, ambas empresas anticiparon que Cofco adquirirá el 51 por ciento de Nidera, dando paso a una asociación estratégica que le significaría a la empresa holandesa un interesante potencial de crecimiento en el mercado chino, mientras que a Cofco le permitiría fortalecer su posición en el mercado agrícola global", dijo Bergero.

Si bien la transnacional Nidera está presente en 18 países, el 75 por ciento de su planta de personal permanente se encuentra en naciones de Latinoamérica.

Aunque los números pertenecen al año 2012 (el informe "Corporate Responsability Report 2012" y su anexo), se advierte claramente que de los 3.228 empleados de la multinacional, el 48 por ciento pertenecía a las unidades establecidas en territorio de Argentina, mientras que un 22 por ciento corresponde a las oficinas de Brasil.

La cifra de 3.228 empleados respondía al conteo realizado al 30 de septiembre de 2012, mientras que la empresa consideró que durante su año fiscal 2012 había empleado un número promedio de 3.734 empleados a escala global.

Esta mayor participación latinoamericana tiene pleno sentido en vista que la mayoría de las instalaciones operativas industriales de la compañía se encuentran localizadas entre esos dos países, que figuran entre las grandes potencias agrícolas mundiales.

Entre las unidades argentinas, se pueden nombrar a la terminal de fertilizantes Terfe de Bahía Blanca (Buenos Aires) o las plantas procesadoras de oleaginosas en Puerto General San Martín (Santa Fe); en Buenos Aires: Saforcada, la refinería de aceites vegetales de Valentín Alsina, las plantas santafesinas de Venado Tuerto o la bonaerense Ballenera.

"Casi desde los mismos orígenes de la empresa Nidera, fundada en Rotterdam en la década del 20, Argentina ha estado presente. Desde la instalación de la empresa en nuestro país en 1929 y presente en el mismo nombre de la empresa, que, de hecho, es un acrónimo: N por Netherlands (Países Bajos), I por Indies (Indias), D por Deutschland (Alemania), E por England (Inglaterra), R por Russia (Rusia) y A por Argentina", manifestó Bergero.

Esta presencia de la empresa, con una importante integración vertical en las actividades comerciales y operaciones agrícolas e industriales en dos países cuyos recursos naturales agrícolas son innegables, la hizo atractiva para la estrategia china de expandirse globalmente, asegurando originación a través de cadenas de valor integradas. Si bien Nidera, con una facturación de 17.000 millones de dólares, no está entre los cuatro grandes traders (las ventas 2012 de ADM, Bunge, Cargill y Louis Dreyfus estuvieron entre 57.000 y 136.000 millones de dólares), la clave está en la vinculación estratégica entre esta empresa comercializadora, procesadora y proveedora de insumos y los productores.

"Según la misma empresa el 40 por ciento de las principales cosechas cultivadas en Argentina se produjeron con semillas criadas y desarrolladas por la empresa", añadió.

A partir de la noticia, vuelven a la palestra las clásicas preguntas respecto de los intereses chinos en este lado del globo. Basta observar las inversiones extranjeras directas de China en Latinoamérica para corroborar que la noción de un interés estratégico en los recursos naturales está bien fundada.

Comentarios