Descanso dominical
Sábado 17 de Septiembre de 2016

"El descanso dominical provocó menos ventas y sueldos más bajos"

Lo aseguró el vocero de la asociación que nuclea a los supermercadistas, Juan Vasco Martínez, a dos meses de la implementación de la ley.

El 3 de julio pasado entró en vigencia la ley 1.344 de descanso dominical y su correspondiente ordenanza aprobada en marzo pasado. Tras idas y vueltas, sanciones a los súper incumplidores y decenas de despidos, a más de dos meses de su implementación el vocero de la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez, dobla la apuesta: "Los funcionarios políticos fueron funcionales al dictado de Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), a su presidente, Osvaldo Cornide; todo, a través de su fuerza de choque: la Asociación Empleados de Comercio".

   La norma había sido sancionada por la Legislatura en 2014, pero ratificada por una ordenanza muy discutida y friccionada de marzo pasado. Con su puesta en marcha en julio, la medida alcanzó a 39 locales comerciales con superficies superiores a los 1.200 metros cuadrados.

   Esta ley provocó decenas de cesantías en las cadenas nacionales y dejó la cuestión de fondo en manos de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, a partir de un fallo de la Cámara de Reconquista que declaró inconstitucional la vigencia de la norma. Previamente, varias acciones interpuestas en los Tribunales locales por las empresas habían quedado desestimadas.

   A dos meses y medio de su puesta en marcha, ASU brindó su balance. "Se cumplieron las predicciones, bajaron las ventas un 20 por ciento, el cierre del domingo finalmente no se distribuyó entre la semana y los despidos se terminaron efectivizando, pese a alguna conciliación laboral", indicó el vocero.

   Pero además se alertó sobre la caída en los salarios como consecuencia de la ley. Al cambiar el esquema de rotación de francos, "se empezó a sentir la queja de los trabajadores, que perdieron entre un 15 al 20 por ciento de salario, con el doble pago del domingo y algunas horas extra que ya no están. En algunos casos son 3 mil pesos menos, que para Rosario representa un alquiler de un inmueble", acotó Vasco Martínez.

Error garrafal. Para el referente de los supermercadistas, la ley y su implementación fueron "un error garrafal, una inexplicable obcecación. Podría pensar que se cometieron fallas de estimación si hubiesen estado abiertos a un estudio de impacto social y económico, pero previamente había un objetivo: las fuerzas políticas que apoyaron el descanso fueron funcionales al dictado de Came, y su fuerza de choque fue la Asociación Empleados de Comercio. Han conseguido lograr un objetivo político pensando que se verán favorecidos porque se perjudica otro sector. Y no me vengan con la historia del descanso dominical donde no trabaja nadie. Esto es el cierre dominical de determinados supermercados, y la ley es funcional a Cornide", remarcó.

   Vasco Martínez reconoció que la pérdida de un 20 por ciento en las ventas en gran medida fue absorbida por los almacenes y autoservicios.

"Se están llevando el rebote de lo que pierden otros, pero no es la manera de proteger a la mediana empresa. En vez de fomentar la actividad vía impositiva, perjudican a las cadenas sin ninguna legitimación. El argumento que dice defender el derecho de descanso es de una hipocresía absoluta", sentenció el vocero empresario a dos meses de la aplicación del descanso dominical.

Comentarios