Edición Impresa
Sábado 27 de Diciembre de 2008

El desafío de recuperar la escuela técnica

Hace diez años Santa Fe iniciaba el ataque a fondo contra las escuelas técnicas y medias. Lo hacía siguiendo a rajatabla los lineamientos de la política noventista, dictaminando la eliminación de los títulos tradicionales del secundario (bachiller, perito mercantil, "técnicos en..."), para iniciar el proceso de primarización del secundario.

Esto implicaba también eliminar disciplinas como historia, física o biología; y también el sexto año de las técnicas, para transformarlas, como las medias, en polimodales, un invento más de los "pedagogos especialistas".

La primera gran resistencia fue cuando se pretendió eliminar los talleres, columna vertebral de las técnicas.

La implementación de la ley federal "a la santafesina" fue un mamarracho. No se crearon las horas para los nuevos planes y muchos docentes fueron reubicados no por sus saberes sino porque las materias coincidían con sus horarios. En fin, la lista de aberraciones a nombrar es muy larga.

Como parte de la resistencia, en el 2000 los directivos de las escuelas ex Conet acordaron mantener el sexto año, especulando con la posibilidad de su aprobación a futuro. Y así fue.

En 2004, y durante un año y medio, se lograron algunas reivindicaciones: se aprobó el sexto año y se logró validez nacional para algunos títulos técnicos, entre otras. Y en 2005 se aprobó la ley de educación técnico profesional (ETP).

Pero la primavera en Santa Fe duró poco. Un cambio de ministra pone de nuevo al frente a una conducción que defiende el modelo noventista, deshace los pocos avances y hasta intenta imponer una norma provincial que recogía lo peor de la federal.

Hoy en la Santa Fe se sigue aplicando el mismo modelo de los noventa aunque se vuelva a hablar de primaria y secundaria. La ley de educación técnica sigue sin cumplirse y no se están formando técnicos.Cada escuela se arregla como puede.

Si bien es más fácil destruir que construir, es necesario no ser morosos y empezar a construir un sistema que pueda resolver con justicia el dilema de educar con inclusión y calidad, solidaridad e igualdad.

(*) Ex director de Educación Técnica provincial

Comentarios