Brexit
Sábado 25 de Junio de 2016

El deporte británico, incluido el fútbol, ante un futuro incierto por el "Brexit"

La Premier League podría verse privada de más de un centenar de jugadores comunitarios. El rugby y el cricket, también afectados.

La decisión del Reino Unido de salir de la UE también marcará el futuro del deporte británico. El "Brexit" afectará a más de cien futbolistas que juegan en la Premier League inglesa con pasaporte comunitario, pero también deportes populares como el cricket y el rugby se verán salpicados por las consecuencias del histórico referéndum celebrado el jueves. A continuación, una visión general de las posibles consecuencias para el deporte británico y sus protagonistas:

Jugadores de fútbol. Hasta ahora, los futbolistas con pasaporte de la UE podían jugar sin limitaciones en la Premier League y en otras ligas británicas, como la Championship y la liga escocesa. La disolución de los contratos entre la UE y Reino Unido aún demorará un tiempo. De no existir nuevas excepciones, estos profesionales serán tratados como ciudadanos de un país extracomunitario, para los cuales existen criterios estrictos por parte del Ministerio del Interior del Reino Unido. De acuerdo con la legislación británica, el permiso de trabajo para jugadores extracomunitarios depende de la posición en el ranking mundial de la selección del país de origen y de la cantidad de partidos internacionales que disputó el jugador.

   Un profesional que integra una selección que figura entre las diez primeras en el listado de la FIFA debe haber participado en al menos un 30% de los partidos con su equipo nacional en los últimos dos años. Para las selecciones entre el puesto 11 y 20 se exige una asistencia del 45% y entre los puestos 21 al 30 un 60% de participación. Bajo estas reglas, Cristiano Ronaldo o una de las estrellas de la actual Eurocopa, el francés Dimitri Payet, no podrían haber sido transferidos a Inglaterra. Los expertos, sin embargo, no esperan una cláusula retroactiva de sus permisos de trabajo.

Clubes. Sin reglas especiales para europeos se reducirá el cupo de extranjeros disponibles para los clubes de la Premier League y los impuestos por las transferencias aumentarían aún más. En este caso, los especialistas esperan que el Ministerio del Interior se adapte de alguna manera a la liga debido a su importancia económica. Una depreciación de la libra esterlina también podría presentar una situación de desventaja en el mercado de transferencia internacional e incidiría particularmente en los contratos para jóvenes talentos. De acuerdo con las normas de transferencia de la FIFA, un jugador de entre 16 y 18 años puede trasladarse a otro país de la UE. Para ir fuera del bloque europeo, el jugador debe tener 18 años cumplidos, a menos que los padres cambien su lugar de residencia.

Asociación. La Liga Inglesa (FA) ya había instado a un cambio de la normas para jugadores extracomunitarios y en defensa de los profesionales locales. Si se negocian nuevas excepciones, es posible que vuelva a surgir otra vez la discusión acerca de una cuota más estricta a favor de jugadores británicos, al menos en la Copa de la FA, controlada por la asociación.

Cricket/Rugby. Tras la decisión del Tribunal de Justicia de la UE de 2003, deportistas de 79 países de Estados de Africa, del Caribe y del Pacífico (ACP) tienen el mismo derecho a la libertad de trabajo y de circulación que los atletas de la UE. Sobre todo en el cricket y en el rugby hay muchos jugadores provenientes de Sudáfrica y de las islas del Pacífico. Con la salida del Reino Unido de la UE, no regirá más en el futuro el llamado tratado de Kolpak y por consiguiente los deportistas de los ACP tendrían el mismo estatus que los demás ciudadanos extranjeros. Sobre todo, la liga de rugby se vería muy comprometida.

Fórmula 1. Ocho escuderías de la máxima categoría del automovilismo tienen su cuartel central en Inglaterra. El jefe de la Fórmula 1 y propulsor del "Brexit", Bernie Ecclestone, aseguró: La salida "no marca ninguna diferencia en mi negocio". El británico, de 85 años, debe haber hecho sus cuentas, pese a que la Oficina de Competencia de la UE está investigando el modelo de negocio de la F1 para ver si cumple con la normativa, después de las denuncias de las escuderías Force India y Sauber. El "Brexit" no pondrá de ninguna manera un punto final a esta investigación.

Comentarios