Edición Impresa
Martes 19 de Febrero de 2013

El debate no debe recaer en un jugador

Newell’s perdió y la responsabilidad es de todos. Caerle a un solo jugador con mayor dureza que a otros no es atinado.

Newell’s perdió y la responsabilidad es de todos. Caerle a un solo jugador con mayor dureza que a otros no es atinado. Guillermo Ferracuti no la pasó bien con Romero y tuvo un rendimiento bajo, al igual que el resto. Estuvo casi en la misma sintonía que sus compañeros. Después otra puede ser la discusión si está o no preparado para la primera. Lo cierto es que Martino, ante la partida de Vangioni, dejó en claro que no necesitaba cubrir ese sector porque contaba con Casco y Ferracuti. Es el que más conoce porque convive diariamente y sigue de cerca a cada uno de sus dirigidos. Entonces cualquier error que se busque en este aspecto es responsabilidad del técnico. Porque no está indemne a equivocarse y es el que toma las determinaciones, como hizo hincapié en la conferencia de prensa. Ferracuti no es un pibe y había debutado tiempo atrás. El domingo tuvo su chance tras la resolución del DT de poner en práctica la rotación. No logró el rendimiento esperado, pero no fue el único. Sí es el que más afectado quedó, a tal punto que algunas versiones indican que su ausencia a la práctica de ayer se debió al desánimo y bajón anímico que lo invadió (la info oficial da cuenta de una contractura). Newell’s tropezó mal en casa. El Tata aplicó el recambio quizás de manera temprana, pero ese es otro debate. El resultado adverso fue por el bajo rendimiento de la mayoría de los que saltaron a la cancha. No por uno solo. w

 

Comentarios