la_region
Viernes 30 de Septiembre de 2016

El cura Ilarraz irá a juicio por abuso a seminaristas de Paraná

Una serie de planteos de la defensa fueron rechazados por el Tribunal de Apelaciones. Le imputan decenas de casos entre 1985 y 1993

El cura Justo José Ilarraz, ex prefecto del seminario de la ciudad de Paraná, irá a juicio por la causa que investiga abusos sexuales de al menos medio centenar de seminaristas de 10 a 14 años, entre 1983 y 1995, según se confirmó oficialmente.

Tras sufrir una serie de demoras por los recursos y planteos introducidos por los abogados defensores del religioso durante varios años, la causa caratulada "promoción a la corrupción de menores agravada" fue elevada a juicio por el Tribunal de Juicios y Apelaciones, integrado por Pablo Vírgala, Marina Barbagelata y Gustavo Maldonado.

La Justicia entrerriana informó sobre la resolución que dejó sin efecto los pedidos de nulidad de la defensa, y por ende confirma el pedido de elevación a juicio realizado por la querella y el fiscal Ramírez Montrull, y cumplimentada después por el juez Pablo Zoff, a cargo del Juzgado de Transición Nº 2 de Paraná.

El cura Ilarraz está procesado, acusado de abusar de menores pupilos adolescentes en el Seminario Arquidiocesano de Paraná "Nuestra Señora del Cenáculo" entre 1985 y 1993, y fue investigado por el entonces arzobispo de Paraná, Estanislao Karlic, en 1995.

Entre las pruebas se encuentra una carta del Vaticano, llegada a los tribunales de Paraná en este año, que revela que una confesión del presbítero Ilarraz realizada en 1997 ante el Tribunal Eclesiástico de la Santa Sede corrobora que éste reconoció los abusos y además mostró arrepentimiento.

Ante el Vaticano, Ilarraz se hizo cargo de los abusos a seminaristas y confesó haber tenido "relaciones amorosas y abusivas" con menores internados en el Seminario, según voceros tribunalicios.

El escrito es una copia de una carta del 18 de enero de 1997, en la que el propio Ilarraz realiza una suerte de confesión ante el Tribunal Eclesiástico sobre hechos ocurridos entre 1991 y 1993 y se hace cargo de "relaciones amorosas y abusivas" con respecto a menores seminaristas.

Siete ex seminaristas ya declararon en la Justicia haber sido abusados por Ilarraz durante su paso por la institución religiosa paranaense.

El Tribunal de alzada resolvió rechazar el recurso de apelación presentado por la defensa de Ilarraz contra el auto de elevación a juicio. El juez Vírgala, uno de los integrantes del cuerpo, en sus consideraciones señaló que "el auto (de elevación a juicio) cumple sobradamente con los requisitos formales y expone con meridiana claridad conceptual los motivos en los que, razonadamente, se asienta su voluntad de elevar la causa a juicio y de no hacer lugar al pedido de sobreseimiento efectuado por la defensa".

Más adelante destacó que la defensa de Ilarraz "bajo el ropaje de lo que señala como «nulidades», pretende que cierta prueba legítimamente ingresada al proceso, como expresamente lo admitiera en su informe in voce, sea ahora declarada nula, al entender que de ser valoradas se estarían violentando las garantías constitucionales que enumera".

"El planteo es contradictorio en si mismo y, tal como se sostuvo en la resolución que confirmó el procesamiento de Ilarraz, además ante témpore, desde que el ingreso de las pruebas cuestionadas ha sido legítimo y admitido por el quejoso", añadió. Remarcó además que "lo que en verdad se está cuestionando, bajo la excusa de la existencia de actos nulos, no es otra cosa que la valoración que de los mismos, libremente, han realizado distintos magistrados que expresaron su opinión en la causa, insistiendo nuevamente con ello, olvidando el carácter no definitivo de la etapa procesal en la que nos hallamos, y que será en el plenario en el que los jueces llamados a integrar el tribunal habrán de resolver, en primer lugar, su admisibilidad como pruebas".

Por otra parte, el Tribunal, además, reguló los honorarios de los abogados querellantes, que ascienden a un total de 94.500 pesos, de los que deberá hacerse cargo Ilarraz.

Casilda celebró los 109 años de su declaración como ciudad

La comunidad de Casilda celebró ayer el 109º aniversario de su declaración como ciudad, en el marco de un acto desarrollado en el Teatro Dante Alighieri con la presencia de autoridades, representantes de instituciones, abanderados de escuelas y vecinos.

El historiador local Evaristo Aguirre, quien se convirtió en el único orador de la ceremonia, instó a que Casilda "no solo sea una ciudad confortable para vivir sino generadora de nuevos hitos históricos". El concepto fue rescatado por el intendente, Juan José Sarasola, al ser consultada su opinión sobre la realidad actual de la ciudad y el objetivo que se propone en lo que resta de su gobierno.

Comentarios