AFA
Martes 11 de Octubre de 2016

El cupo de la discordia: Newell's y Central también quieren aprovechar la chance de Libertadores

Central y Newell's tendrían una chance más de clasificar a la Libertadores por la plaza que otorgó la Conmebol.

Mientras la Fifa proyecta cambios estructurales en los mundiales con una Copa del Mundo 2026 con 48 equipos, la Conmebol sacudió la modorra organizativa y anunció que la próxima Copa Libertadores 2017 tendrá seis cupos más, uno de los cuales es para Argentina. Lo que generó un nuevo sainete en el fútbol criollo, porque los directivos tienen posturas encontradas en cómo adjudicar ese lugar y la Comisión Normalizadora de la AFA deberá laudar. Que no es tarea simple, porque cuando hay vacíos reglamentarios hay polémica.

Una de las corrientes de opinión que más consenso tiene en el edificio de calle Viamonte es que ese lugar sea para el equipo que lidere las posiciones del torneo cuando a fin de año llegue el receso. Varios de los representantes abonan este acuerdo porque consideran que la nueva normativa de la Conmebol no puede ser retroactiva, por lo tanto por mérito deportivo el espacio tendría que recaer en el puntero temporal del torneo.

La otra se aferra a una cuestión reglamentaria ya establecida, que indica que si un equipo argentino ganaba la Copa Libertadores 2016 el espacio que se generaba en la edición siguiente era para el mejor tercero del torneo pasado, recordando que se jugó con dos zonas.

Y de acuerdo a esto, en una interpretación parcial, se sostiene que ese lugar le corresponde a Atlético Tucumán, el mejor de los dos terceros. No obstante vale recordar que el último ganador de la Libertadores fue Atlético Nacional de Medellín, de Colombia.

Atlético Tucumán ya presentó un pedido formal ante Armando Pérez y compañeros de gestión para que se le otorgue esa plaza en función del reglamento anterior, que no contemplaba esta innovación de la Conmebol.

También existe una tercera posición que está representada por la propuesta elaborada y puesta a consideración por Rosario Central, que en la búsqueda de mayor equidad sostiene que ese cupo debía ser dirimido en un partido entre el equipo que pierda la final de la Copa Argentina y el equipo que llegue primero en el torneo previo al receso vacacional.

Si la plaza no es adjudicada a los tucumanos y se aprueba cualquiera de las otras dos propuestas en pugna, Newell's y Central se encontrarán con otro objetivo copero y con chances porque ambos están en el lote de vanguardia de las posiciones cuando restan disputar nueve partidos para el receso.

Por eso este intervalo que impuso la eliminatoria sudamericana adquiere importancia para que Diego Osella y Eduardo Coudet terminen de ajustar los rendimientos de sus equipos de cara a cinco compromisos, que tendrán mayor exigencia a los disputados por la envergadura de los adversarios a enfrentar y ante los cuales se dirimirá en gran parte la chance de acceder al certamen continental más importante.

El Chacho fue artífice durante su gestión de ubicar a Central en el escenario del protagonismo con un sistema futbolístico que sedujo y convocó la atención de propios y extraños. Y que por no tener aún su correlato en la obtención de un título su trabajo muchas veces es relativizado por esa urgencia centralista de conquistar un campeonato, anhelo que lleva ya años de postergación.

Y tras estar a un tris de ganar la Copa Argentina, de pugnar por los primeros lugares de un torneo y muy cerca de las semifinales coperas, hoy el reto para el técnico es revalidar lo hecho y plasmar esa búsqueda en consagración.

Claro que para ello debe terminar de ensamblar un conjunto que perdió jerarquía defensiva, que no pudo reemplazar la explosión de Cervi, pero que por otra parte sumó jugadores que pueden mantener el poderío ofensivo.

En paralelo, Osella constituyó un equipo utilitario ideado para sumar puntos con un propósito de estabilidad y en ese rumbo cosechó el 73 por ciento de las unidades que disputó.

Claro que las formas de juego no garantizan una extensión de tanta rentabilidad, mucho menos cuando los próximos adversarios asoman con mayores recursos a los confrontados, razón más que suficiente para comprender que el cuerpo técnico rojinegro deberá optimizar el rendimiento individual y colectivo, fundamentalmente en la parte defensiva, porque Central, San Lorenzo, Racing y River tienen una alta vocación ofensiva.

Pero en el mientras tanto, Newell's y Central se podrían encontrar con un propósito que no estaba en el GPS programado, por eso ahora ambos equipos están esperando recalcular el nuevo destino que podría marcarse por la AFA con esta nueva chance de llegar a la Libertadores, si antes del receso están como líderes del torneo.

E incluso pudiendo clasificar también desde un puesto inferior, porque si el que concluye puntero ya tiene su pasaporte, automáticamente el cupo es para el inmediato perseguidor.

Poniendo nombre propio, si Lanús, San Lorenzo, Estudiantes o Godoy Cruz llegan al corte parcial del torneo como punteros, avanzará el que lo escolte, porque esos cuatro ya están clasificados.

Es decir que ahora, además de la Copa Argentina, en la que aún pugnan Central, Boca, River, Gimnasia, Racing, Belgrano y San Lorenzo, podría aparecer otra forma de llegar a la Libertadores, en la que todavía muchos clubes tienen posibilidades, más aún canallas y leprosos que están en la pelea superior. De lo que hagan dependerá su regreso internacional.

Seis pasajeros

De las seis nuevas plazas, dos son para Brasil (irán el quinto y sexto del Brasileirao), una para Argentinas, Chile y Colombia. Más el campeón de la Copa Sudamericana.

Comentarios