Edición Impresa
Miércoles 29 de Junio de 2011

El cronista que evitó un robo

Las encuestas de victimización revelan que un buen porcentaje de rosarinos han sido objeto, al menos alguna vez, de un hecho delictivo. Aunque el dato habitualmente no se releva, es claro que a muchos otros también les ha tocado ser testigos de episodios de inseguridad.

Las encuestas de victimización revelan que un buen porcentaje de rosarinos han sido objeto, al menos alguna vez, de un hecho delictivo. Aunque el dato habitualmente no se releva, es claro que a muchos otros también les ha tocado ser testigos de episodios de inseguridad. Es lo que le pasó a un periodista local mientras iba en su auto desde el aeropuerto de Fisherton hacia el centro de la ciudad. Claro que el hombre de prensa no sólo presenció un intento de robo a dos chicas sino que además lo evitó al bajar del auto e increpar a viva voz a dos sujetos en moto que pretendían arrebatarles la cartera. Al sentirse descubiertos los delincuentes huyeron despavoridos y por una vez el atraco no se consumó. Bien hecho.

La farándula y la política

Cuando se pensaba que los personajes del mundo del espectáculo no podían ir más lejos, una nueva puerta se les abrió: la política. Allí está el midachi Miguel del Sel como candidato a gobernador de Santa Fe por el PRO, pero no es el único. Otros miembros de la farándula apuntan a formar parte de la vida política que tan ajena les resulta. Una de ellas es la madre del mediático chocolatero Ricardo Fort, Marta Fort, quien va como candidata a diputada por la ciudad de Buenos Aires en la lista de Adolfo Rodríguez Saá. En el ámbito bonaerense se postula como legislador el pastor Héctor Giménez por el movimiento que lidera el rosarino Raúl Castells. Y la periodista Fanny Mandelbaum tampoco quiso quedarse afuera, y consiguió una candidatura en Capital Federal por la nómina de Francisco De Narváez.

Bocón en todos los sentidos

Mario Pergolini no se caracteriza precisamente por la mesura a la hora de tomar el micrófono. Sin embargo, el conductor radial y televisivo conocido por su verborragia (coherente con su notoria boca) se pasó de la raya al opinar sobre el descenso de River. Impulsado por su fanatismo xeneize, después de una serie de filosas ironías sobre la derrota millonaria, disparó: “Lo siento muchachos, se fueron a la B. Es la tristeza de algunos y la alegría de muchos”. Está claro que el creador de “Caiga quien caiga” es bocón... en todos los sentidos.

Comentarios