Policiales
Jueves 09 de Junio de 2016

El crimen de El cuatrero "está relacionado a la barra brava y vinculado al narcotráfico"

Lo dijo ayer la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro como principal hipótesis de la muerte de Matías Franchetti, ocurrida el martes.

"La disputa principal que terminó en el asesinato de (Matías Hernán) Franchetti puede estar relacionada con la barra brava, que está directamente vinculada al narcotráfico". Así, la fiscal Marisol Fabbro puso en palabras el contexto que rodea al asesinato de "El cuatrero" o "Cuatrerito", el efímero jefe de la barra brava de Newell's Old Boys asesinado a balazos en la puerta de El Coloso del Parque el martes a la tarde. El hombre fue atacado por dos hombres en moto cuando salía del estadio por la puerta principal. "El cuerpo tenía doce orificios de arma de fuego, lo que nos hace pensar en seis disparos con entrada y salida", explicó Fabbro en rueda de prensa. Uno de esos balazos ingresó por la nuca y salió por la frente.

Por el crimen de Franchetti hay dos detenidos: Leonardo Agustín A., de 31 años, y Brian G., de 23. Ambos fueron apresados en inmediaciones de 27 de Febrero y bulevar Oroño cuando circulaban en una moto roja y eran perseguidos por dos policías de civil. Para la investigación, fueron los ejecutores del homicidio y serán imputados hoy por la fiscal. Además fueron apresados en 27 de Febrero y Ovidio Lagos dos vendedores ambulantes (Antonio Alberto F., de 44 años, y Julio Sebastián L., de 35) quienes agarraron una mochila que contenía una pistola marca Bersa calibre 9 milímetros con su cargador vacío, que sería la utilizada en el crimen y "descartada" por los homicidas. Los dos quedaron a disposición de la Fiscalía de Flagrancia.

Paso a paso. Desde que Diego "Panadero" Ochoa fue corrido de la jefatura de la barra leprosa en agosto de 2013, cuando fue detenido como supuesto autor intelectual del asesinato de Roberto "Pimpi" Caminos, el paravalanchas rojinegro padeció de una fragilidad expuesta en intrigas, balaceras y cambios de mandos librados al albedrío callejero. Cuentan que hace dos semanas "El cuatrero", quien contaba con la bendición del núcleo duro de los condenados en la causa por el crimen de Pimpi (René Ungaro, Carlos Godoy y Emanuel Suárez), desplazó a Nelson "Chivo" Saravia, el gerente que dejó Ochoa para administrar la barra y que desde el torneo que terminó se presentaba como jefe sin padrinos. Saravia se alineó entonces con "El paraguayo", aunque quedaron en un segundo plano; y "El cuatrero", con el apoyo de gente del Fonavi del Parque del Mercado, se quedó con el paravalanchas. Lo concreto era que la mayoría de los duros de la tribuna lo conocían como uno de los jefes.

Un llamado. De acuerdo a lo confiado ayer por la fiscal Fabbro, el martes a las 14 "dos personas socias del club y que podrían integrar la barra" pasaron a buscar a "El cuatrero" por su casa. "Por dichos de su pareja, lo llamaron por teléfono a esa hora para decirle que lo iban a pasar a buscar para llevarlo al club. Lo próximo que se sabe es su salida del club a la hora del crimen", explicó Fabbro. Eran las 16.25 cuando Franchetti fue atacado frente a la puerta 6 de El Coloso, un hecho que no fue captado por las cámaras de videovigilancia de esa puerta.

"Las cámaras capturan cuando Franchetti sale por la puerta 6 y luego se ve la moto en la que circulaban las dos personas luego aprehendidas. Se ve el trayecto que hace la moto. Luego ocurre una pequeña persecución pedestre y se logra detener a estas personas en 27 de Febrero y Oroño", indicó la fiscal.

Fabbro indicó además que ignoraba qué estaba haciendo "El cuatrero" en el club, que desconocía si los dos socios que estaban junto a él tienen relación con la barra brava y que no se pudo incautar el celular de la víctima. "Franchetti no tenía el celular encima. Su novia dice que él lo tenía y cuando la entrevistamos nos lo pedía. Por el momento lo estamos buscando. No sabemos dónde está", comentó la fiscal. Y agregó que "también se está investigando si los detenidos tienen relación con la barra".

Los móviles. A la hora de explorar el móvil del crimen los investigadores tienen dos hipótesis por sobre otras que mezclan lo narco con la barra. La que más peso tiene es que los padrinos que bancaban a "El cuatrero" tomaron como una traición una insubordinación que tuvo el muchacho hacia sus mentores. "A El cuatrero lo bancaban varios de los condenados por el homicidio de Pimpi, que están por tener salidas transitorias. Le dijeron que iban a tomar la barra y él les dijo que volvieran, pero por detrás de él. Eso lo condenó", explicó un pesquisa. Otros ven que el vuelto se generó entre los desplazados por el ascenso de Franchetti a la cúspide del paravalanchas. Y un dato no menor es que la noticia del crimen se festejó en el barrio Municipal donde supo vivir Pimpi como un gol de campeonato. Incluso, con disparos al aire.

Comentarios