Selección argentina
Viernes 02 de Septiembre de 2016

El contexto le dio brillo al triunfo

La victoria argentina se realza por los vaivenes de los últimos tiempos

Las valoraciones tienen que ver con los contextos. Si no se tuviera en cuenta lo que rodeó el partido de anoche, si no hubieran pasado antes todas las cosas que pusieron al fútbol argentino al borde del abismo, quizás el juego en sí, como espectáculo, hubiera sido calificado de otra manera. Pero sólo esta selección, Messi por supuesto, y menos Bauza que recién tomó las riendas, sabía más que nadie lo que sufrió como para poner en su justa medida el 1 a 0 de anoche ante Uruguay. Sin crear muchas situaciones, Argentina hizo lo debido para apichonar a un rival que no mostró porqué llegaba líder, y ganó una batalla sobre todo anímica para levantarse rápido.

Cuando Argentina perdió la primera final de Copa América ante Chile, en Santiago, el siguiente partido fue derrota en casa ante Ecuador. Por eso, por la renuncia y vuelta de Messi, y porque la situación de la AFA hasta produjo el cambio de mando en la conducción, es que la victoria se realza. Más porque se justificó plenamente, inclusive con 10 hombres en el complemento, cuando Romero sólo sufrió el sofocón de un tiro de Rolán en la última jugada.

Fue el equipo del Patón el que se hizo cargo del partido, aún cuando había dudas de si sus fantasmas lo atraparían. Con Messi encendido, con Mascherano plantado para el quite y la entrega, el buen acompañamiento de Biglia, y las trepadas de Zabaleta, le bastó para complicar a un Uruguay mezquino y que solo tuvo en la jerarquía de Suárez alguna chance, aprovechando sobre todo las debilidades de un errático Otamendi.

Pero las situaciones estuvieron en el arco de Muslera, con el remate en el palo de Dybala, en su mejor intervención, la de Messi antes de su gol y aproximaciones que amagaron con más peligro, como el centro de Biglia y otro de Leo. Con un 9 voluntarioso como Pratto, en su buen debut, y un Alario que lo reemplazó para volantear en los últimos 20', cuando cabía cerrar el partido, aunque alguna contra aún tuvo Argentina para liquidarlo al final. El brillo de la victoria se lo puso el contexto y el arranque de la nueva era puso proa hacia Rusia con el mejor de los pronósticos.

Comentarios