Escenario
Viernes 01 de Julio de 2016

El conquistador está de regreso

El astro italiano Lorenzo Richelmy cuenta todos los detalles de la serie épica que estrena su segunda temporada, hoy en la plataforma digital de Netflix.

La batalla por el Imperio Mongol está que arde con el lanzamiento de la segunda temporada de "Marco Polo", la serie de Netflix basada en las aventuras del famoso explorador en la corte de Kublai Khan del siglo XIII. Antes del gran estreno, el protagonista Lorenzo Richelmy, dialogó con Escenario sobre los detalles de este regreso que consta de 10 capítulos que estarán disponibles a partir de hoy en el sitio web.

    "Por mi experiencia en Netflix, me di cuenta que no necesitamos más estrellas de Hollywood, sino buenas historias para contar y buenos actores que puedan hacer su trabajo", destacó el actor italiano que saltó a la fama con este papel histórico.

   La serie está a cargo de dos grandes del universo de las series; fue escrita por John Fusco, quien escribió la película nominada al Premio de la Academia Spirit, "El Corcel Indomable", y es producida por Dan Minahan, cuyos trabajos anteriores incluyen "Homeland" y "Juego de Tronos".

   El comienzo del primer capítulo es imponente y va por todo: un ataque nocturno signado por el fuego marca una fotografía con grandes panorámicas, uno de los fuertes de esta ficción.

   En un mundo repleto de avaricia, traición, intrigas sexuales y rivalidad, "Marco Polo" se sumerge en este universo del extremo oriente que invita a vivenciar un choque cultural, y una puesta en escena épica. Se trata de una producción estadounidense, protagonizada por un italiano y con un elenco de actores orientales. Este año se suman Michelle Yeoh y Tom Wu, ambos con experiencia en el género de artes marciales.

   Richelmy nació en La Spezia, Italia, en 1990, y luego de una amplia trayectoria en la televisión, el teatro y el cine de su país, en películas como "Sotto una buona stella" y "La terra e il vento", comenzó a protagonizar la primera temporada de "Marco Polo" con tan sólo 25 años. "Me siento feliz y orgulloso de poder encarnar a una figura histórica que no sea un criminal", expresó entre risas el actor que enamora y brilla en la pantalla.

   —¿Cómo va a ser el nuevo viaje de "Marco Polo"?

   —Hay una gran evolución en esta temporada. En la primera temporada nos sumergimos en la cultura oriental. Ahora que ese mundo ya está planteado podemos sumarle cierta diversión. También hay más drama, los personajes tienen mayor complejidad. Es un paso adelante, elevamos la vara. Creo que la personalidad de Marco Polo va cambiando y, en consecuencia, la manera en que se relaciona con los otros personajes. La cultura oriental es fascinante. Para mí es un honor formar parte de este serie, estoy muy emocionado. Y estoy muy interesado en la historia.

   —¿Qué momentos del viaje te impactaron?

   —La primera temporada la comenzamos en Venecia. Luego rodamos en Malasia. La verdad es que fue alucinante pero obviamente bastante complicado. Es algo que no creo que ningún otro canal pueda lograr. Estar rodeado de la naturaleza e imaginar el viaje de Marco Polo con su ejército es increíble. Es muy importante transmitir la sensación del aire que se respira en cada lugar. En la segunda temporada fuimos a Hungría y Eslovaquia.

   —¿Qué diferencias hay para un actor filmar las escenas en el escenario natural y no adelante de una pantalla verde? ¿Es incómodo usar trajes de época tan distintos a la ropa que se usa ahora o facilita para la creación del personaje?

   —Cambia completamente. Cuando estás en el set es realmente inspirador ver a trescientos caballos alrededor tuyo. La naturaleza inspira. Y es muy divertido también. Los trajes también son muy importantes a la hora de crear el clima y compenetrarte con tu personaje. Por supuesto que es extraño porque no nos vestimos así hoy en día. Creo que la estética del programa es de lo mejor que se puede ver hoy en día. Los sets, el vestuario, todo el diseño visual te ayuda a imaginar cómo fue ese mundo.

   —¿Interpretar un rol histórico conlleva más responsabilidad que otros personajes?

   —No siento responsabilidad, me siento feliz y orgulloso de poder encarnar a una figura histórica que no sea un criminal... (risas)

   —¿Qué cosas cambiaron en estos dos años en los que te transformaste en una estrella?

   —Como actor no cambió nada. Mi pasión sigue siendo la misma. Esto es un sueño para mí. Las oportunidades se multiplican cada vez más, pero todo eso me excede. Creo que lo que estoy viviendo con "Marco Polo" es una experiencia humana, más que actoral. Por supuesto que estoy creciendo como actor, puedo hablar mejor en inglés pero nada es tan importante como la enorme experiencia que tuve hasta ahora viajando y conociendo todos esos lugares fabulosos, es muy intenso para mí. Ni siquiera pienso en el futuro de mi carrera. Por supuesto que no está nada mal ser una estrella de Hollywood. Pero por mi experiencia en Netflix, me di cuenta que no necesitamos más estrellas de Hollywood, sino buenas historias para contar y buenos actores que puedan hacer su trabajo. Y creo que Netflix está abriendo el mercado para que eso suceda.

Comentarios