El Mundo
Martes 10 de Enero de 2017

El Congreso venezolano declara el "abandono del cargo" de Nicolás Maduro

La figura implicaría el inmediato llamado a elecciones. Pero el Tribunal Supremo descalificó al Legislativo y dijo que no tiene facultades

La Asamblea Nacional venezolana, el Poder Legislativo del país, declaró el "abandono del cargo" del presidente Nicolás Maduro por incumplimiento de funciones. La figura, según la Constitución, es causal de destitución. El Legislativo reclamó la celebración anticipada de "elecciones libres y plurales" para desbloquear la aguda crisis que atraviesa Venezuela. Pero el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), alineado con el chavismo, publicó un comunicado en el que afirmó que la Asamblea "no tiene facultad para destituir" a Maduro, quien está "en ejercicio de sus atribuciones constitucionales". El conflicto de poderes en Venezuela escaló así aún más, sin salida a la vista y mientras la crisis hace estragos en la economía.

Previamente a la declaración y para evitar la figura de "desacato", impuesta por un fallo anterior del TSJ, la Asamblea "desincorporó" a tres diputados, cuya objeción motivaba la nulidad de sus decisiones por el alto tribunal. De todas formas, la decisión no tendrá algún correlato en la realidad: Maduro seguirá en su cargo y el TSJ ya advirtió que la Asamblea no tiene poderes, según entiende, para destituirlo.

En Venezuela, salvo la Asamblea, los demás poderes del Estado están en manos del chavismo. La oposición apuesta a que la extrema crisis económica siga deteriorando a Maduro y al resto del chavismo y que la declaración de "abandono del cargo" lo deslegitime ulteriormente. Los chavistas, por su lado, al manejar las instituciones, reenvían los compromisos electorales: ya han evitado el referendo revocatorio, que es el mecanismo constitucional primordial previsto por la Constitución para remover al presidente. Entre varios tribunales penales inferiores y el organismo electoral (CNE) lo frenaron en forma definitiva el año pasado, en una maniobra de muy dudosa legalidad. Por esto es que la oposición recurre ahora a la figura de "abandono del cargo", como único expediente que tiene a mano para desbloquear la crisis y deslegitimar al gobierno ante la población. Sobre este limitado carácter de la votación de ayer, habló el jefe de la oposición, Jesús Torrealba. "Más que tener hoy la «barajita» del abandono del cargo, como ayer se tuvo la consigna del referéndum, nosotros, el campo democrático, la sociedad democrática venezolana, necesitamos una estrategia de poder", enfatizó Torrealba.

La mayoría de la Asamblea aprobó por 106 votos sobre 167 diputados la declaratoria de abandono del cargo de Maduro por estar "al margen del diseño y funciones constitucionales de la presidencia". No se reportaron los votos en contra del oficialismo. "Aprobado el acuerdo con el cual se califica el abandono del cargo a Nicolás Maduro y se exige una salida electoral a la crisis, para que sea el pueblo el que se exprese a través del voto", anunció el jefe del Legislativo, Julio Borges, en su primer acto al frente de ese poder. Según la declaración, "Maduro ha provocado una crisis sin precedentes en Venezuela" y está "al margen de la Constitución" por causar "devastación económica", "ruptura del orden constitucional" y "violentar los derechos" de los venezolanos. "La única forma de resolver las graves problemas que aquejan al país es devolver el poder al pueblo y convocar a elecciones libres y plurales'', concluye el texto. La decisión se toma de conformidad con el artículo 233 de la Constitución, y convoca a elecciones presidenciales inmediatas. El artículo 233 contempla entre las causas de «falta absoluta» del presidente, el abandono del cargo, «declarado como tal por la Asamblea Nacional». Si esta falta se produce en los primeros cuatro años de mandato, como es el caso de Maduro, deberían celebrarse elecciones dentro de los 30 días siguientes. También se reitera que se irá a instancias internacionales para continuar denunciando la violación a la Constitución.

El diputado Diosdado Cabello, número dos de hecho del régimen, consideró una "violación flagrante a la Constitución'' el proceso y dijo que "no hay forma ni manera que ellos (la oposición) puedan hacer efectiva una posibilidad de abandono del cargo del presidente Maduro. Eso no existe ni constitucionalmente, ni políticamente es posible hacerlo'', agregó. Y lo votado "no va por ninguna parte. Les ofrecen expectativas a su gente, que lo que hace es desilusionarlos más". Y amenazó: "Juicio sí va a haber, pero contra los diputados de la derecha que se atrevan a hacer eso. Ellos entran con esa decisión en una violación que abre las puertas de un gran juicio", advirtió. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) objetó en su comunicado el anuncio de la Asamblea y recordó una sentencia suya del mes pasado en la que ordenó a los diputados abstenerse del proceso de declaratoria y de "dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucionales''. Los diputados entienden que, al contrario, están cumpliendo con el artículo 233 de la Constitución, cuando cita "el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional". El conflicto de poderes se ahondó así aún más.

Comentarios