Inseguridad
Miércoles 31 de Agosto de 2016

El Concejo se apresta a declarar la emergencia en seguridad

El oficialismo cedería ante el pedido opositor a cambio de conseguir otras medidas contra la violencia. No a las obleas en cascos de motociclistas.

La seguridad puso a los concejales en un foro permanente. Proyectos, charlas en los pasillos y estado de asamblea reflejan la reacción del Palacio Vasallo ante la masiva marcha del jueves pasado. Por segundo día consecutivo, el cuerpo pasó ayer a un nuevo cuarto intermedio para hoy, a las 10, con el fin de canalizar gran parte de 40 iniciativas en 4 ejes temáticos: control y habilitaciones, prevención y contención social, coordinación interinstitucional e interjurisdiccional y análisis del mensaje de la intendenta Mónica Fein. En este marco, declarar la emergencia en seguridad por 180 días sonaba como una herramienta necesaria para dotar de recursos al plan de acción. El oficialismo cedería ante ese pedido a cambio de conseguir la aprobación de otras cuestiones.

Esta semana arrancó frenética para el Concejo. Se suspendieron todas las comisiones en pos de canalizar el descontento ciudadano en un maratón de proyectos en Labor Parlamentaria. A las 10, los 18 jefes de bloques se reunirán nuevamente para delinear un listado consensuado de proyectos que serán votados sobre tablas en la sesión especial de mañana.

En este contexto, el encuentro de ayer tuvo más de tres horas de deliberaciones a puertas cerradas. Los pactos políticos para negociar una salida conjunta de todas las fuerzas partidarias marcaron largas charlas entre los bloques.

Del resultado de estos cabildeos, y con la caída de la tarde, se acordaron cuatro ejes temáticos en los que insertar cada propuesta.

"Se pasó a un intervalo hasta mañana (por hoy) en el marco de abordar la seguridad con competencia municipal. Y en torno a ella, vamos a valorar cada una de las 40 iniciativas, incluido el mensaje de la intendenta", indicó a LaCapital la presidenta del cuerpo deliberativo Daniela León.

De los acuerdos que hasta ayer se sostuvieron con el correr de las horas quedó en claro que serían aprobados tanto una gran proporción de los 12 puntos que giró Fein al Concejo para su análisis, como la declaratoria de una emergencia rosarina, aunque con matices distintos a la idea original de su mentor, el opositor Diego Giuliano.

"Hemos avanzado mucho, no en su totalidad, pero se está llegando a un consenso", dijo con entusiasmo León.

Cascos. Algo que seguramente no pasará el filtro de las objeciones que públicamente esgrimieron ediles opositores será la colocación de obleas identificatorias de la patente en los cascos de los motociclistas. Un proyecto de hace dos años del concejal Jorge Boasso y que Fein hizo propio, pero que ya cosechó la negativa de moteros y ediles.

Los refuerzos en los requisitos de las habilitaciones a talleres mecánicos, boliches y otros rubros tiene luz verde. Pero quedarán abiertos dos temas del mensaje de Fein: la incorporación de 10 jueces de Faltas municipales subrogantes que refuercen el plantel actual (ver página 6). Y el labrado de multas por videocámaras para las infracciones graves y gravísimas, como por ejemplo el cruce de un semáforo en rojo.

"Estas medidas aprobadas por el Concejo tendrán un plazo con pedido de remisión de cuentas al propio cuerpo de todo lo actuado por el municipio", subrayó León.

En cuanto a la emergencia, que juntó varias voluntades durante la jornada, algunas voces consultadas advirtieron que tendrá "características municipales en el ámbito de Rosario". Si prospera, se le cederá la facultad a Fein para que reasigne partidas presupuestarias para adquirir bienes de capital destinados a la aplicación de las herramientres necesarias.

León puso un ejemplo. "Dispositivos como más videocámaras, más patrulleros para la Guardia Urbana Municipal (GUM). En este marco, se autorizará a la intendenta para que disponga de partidas por compra directa, pero dentro de la ordenanza de contabilidad y ley de administración pública", puntualizó la titular del Palacio Vasallo.

A su turno, Giuliano defendió la "necesidad" de contar con una norma local que declare la emergencia. "A partir de allí, y sólo recién después de aprobada se empezará a generar una situación excepcional de las ordenanzas vigentes sobre seguridad y las también apruebe el Concejo", remarcó el edil opositor.

Para los concejales, el hecho de hacer reuniones maratónicas también plantea el riesgo de una sobreexposición que podría despertar críticas. "Todo tiene un límite; es tiempo de las concreciones y definiciones políticas de la provincia. Se está agotando la cuestión de las reuniones, queremos que el municipio lidere las intervenciones, no podemos estar enancados en emergencias ajenas que tienen muy poco que ver con nuestras particularidades", planteó Giuliano.

Las cartas se están arrojando sobre la mesa y los plazos corren. Se espera la respuesta formal del Concejo al clamor de miles de rosarinos que marcharon por la ciudad.

Comentarios