Información Gral
Sábado 02 de Julio de 2016

El Coliseo romano recuperó su esplendor gracias al aporte millonario de un mecenas

El fabricante de zapatos Tod's, Diego Della Valle, aportó 18 millones de euros para la primera parte de la restauración del mítico monumento.

El símbolo romano por excelencia, el Coliseo, luce más imponente que nunca después de su restauración más costosa: una limpieza por varios millones de euros para remover una pátina gris y poco digna de hollín y suciedad del antiguo estadio que ha sido embestido por la polución en la congestionada ciudad.

La patrocinadora de la restauración es la fabricante de zapatos y artículos de lujo Tod's. En un acto de mecenazgo moderno, el fundador de la compañía, Diego Della Valle, respondió a un llamado al sector privado para ayudar a las arcas anémicas de Italia a cuidar de sus tesoros arqueológicos.

Ante la imagen brillante del Coliseo restaurado, el cual fue develado oficialmente ayer, el ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, anunció que 18 millones de euros (20 millones de dólares) serán destinados a reemplazar, para finales de 2018, el viejo piso de la arena por uno que pueda recibir espectáculos de hoy, aunque se han descartado conciertos de rock en el monumento.

El escenario "será usado para eventos culturales del más alto nivel", dijo Franceschini.

El primer paso de la restauración consistió esencialmente en retirar cuidadosamente los efectos de la contaminación en el exterior del Coliseo, que data del siglo I, lo cual se logró con atomizadores de agua y brochas de mano. El monumento permaneció abierto para los turistas durante los cerca de tres años de trabajo, en los que se fue cubriendo con andamios una sola sección del exterior a la vez.

La limpieza costó unos 6,5 millones de euros (7,2 millones de dólares). Tod's pagó todo el proyecto, cuyos próximos pasos incluyen la construcción de un centro para visitantes con una cafetería y reforzar el nivel inferior del Coliseo, donde se preparaban los gladiadores y estaban resguardadas las bestias y el escenario para los espectáculos disfrutados por las masas romanas del pasado.

Della Valle recibió un agradecimiento efusivo ayer de parte del primer ministro italiano Matteo Renzi. Empresas que incluyen casas de moda italianas, una fábrica de colchones y un fabricante japonés de telas han pagado por las restauraciones de la Fontana di Trevi, la escalinata de la plaza de España y la pirámide Cestia, construida en el año 12 a.C., entre otros monumentos.

Franceschini señaló que Della Valle fue especialmente generoso porque ofreció los fondos antes de que entrara en vigor una ley italiana según la cual las versiones modernas de los príncipes Medici (famosos por su mecenazgo) pueden tener enormes beneficios fiscales. Bajo esta nueva estrategia se han donado más de 100 millones de euros (112 millones de dólares), dijo.

La arquitecta Gisella Capponi, quien dirigió la restauración, dijo que la limpieza permite que los tonos crema del travertino, la roca con la que está hecho el Coliseo, sean apreciados de nuevo. "La coloración enaltece el monumento", mientras que la suciedad y el hollín "daban la impresión de que era una ruina más vieja de lo que en realidad es", apuntó la arquitecta.

Pero ahora "da un efecto sorprendente", dijo la directora del Coliseo, Rossella Rea, a The Associated Press.

Además de la generosidad de Della Valle, el Coliseo se benefició de una orden municipal que prohíbe que circulen autos particulares en un bulevar cercano donde también hay foros romanos e imperiales. Con la ley se permite que circulen taxis y autobuses entre semana y el fin de semana solo ciclistas. Los peatones pueden usar el bulevar.

Los comerciantes de la zona se quejaron sobre la prohibición del tránsito vehicular, pero Rea subrayó la necesidad de proteger la arena, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y considerada el ícono más famoso de Italia.

Reforzar los antiguos muros y arcos del nivel inferior también podría cumplir el sueño quienes quieren que la arena recupere su gloria pasada al funcionar como un foro para espectáculos contemporáneos. Pero primero los arquitectos e ingenieros deben determinar si los cimientos de 2.000 años son lo suficientemente robustos para soportar un nuevo escenario, además de que el drenaje, que todavía usa viejos canales romanos, debe limpiarse y actualizarse.

La arquitecta del Ministerio de Cultura Pia Petrangeli, quien supervisa los procedimientos con los patrocinadores, señaló que el Coliseo tiene una estructura estable. "Este monumento tiene cimientos de 15 metros de profundidad", dijo.

Cada año, unos 5 o 6 millones de turistas caminan por las primeras dos filas del monumento más visitado de Italia. "Se construyó para ser una arena para espectáculos. Recibía a mucha más gente que ahora", señaló Petrangeli.

El anfiteatro Flavio (por los tres emperadores de la familia que lo construyó), uno de los monumentos más visitados del mundo, que recibe casi 19.000 personas por día, fue mandado a construir por el emperador Vespasiano en el año 72 d.C. junto a un lago, en los terrenos del palacio de Nerón denominado la Domus Aurea. Para su inauguración, Tito organizó cien días de juegos. Aunque el Coliseo fue efectivamente terminado más tarde, entre los años 81 y 96 d.C., con el emperador Domiciano.

Para la limpieza de la parte externa del coliseo fueron necesarios 25 restauradores, entre 6 y 8 obreros de la construcción y un docena de expertos en andamios. Estos últimos tuvieron que levantar, de hecho, en diversos períodos en los últimos dos años y medio, más de 24.000 metros cuadrados de estructuras, alcanzando, a través de pasarelas metálicas, los 52 metros de altura del monumento.

Comentarios