Edición Impresa
Lunes 19 de Septiembre de 2011

El clientelismo político

Sorprende la puesta en escena que realizó Hermes Binner el sábado pasado denunciando al gobierno nacional de clientelismo político. “En el predio de Gendarmería Nacional 30 camiones descargaban electrodomésticos anticipando la llegada de Cristina. Papa Noel fuera de temporada en Rosario”, fueron las palabras que utilizó a través de Twitter...

Sorprende la puesta en escena que realizó Hermes Binner el sábado pasado denunciando al gobierno nacional de clientelismo político. “En el predio de Gendarmería Nacional 30 camiones descargaban electrodomésticos anticipando la llegada de Cristina. Papa Noel fuera de temporada en Rosario”, fueron las palabras que utilizó a través de Twitter. Esta actitud de Binner asombra básicamente por la forma en que lo hizo, porque hasta aquí nunca fue su estilo: disparó algunas frases en la red social, buscó un giro supuestamente irónico al aludir a “Papá Noel” (con lo cual él mismo le dio más característica de chicana política que de denuncia seria), y posó llamativamente junto a su esposa con los camiones cargados de cocinas y colchones como si hubiera descubierto la razón de todos los males del país.

Desde ya que el clientelismo es aberrante y vergonzoso porque a través de está práctica los gobernantes imponen relaciones de dominación y de dependencia sobre las clases postergadas. Pero “el clientelismo no es la raíz del problema, la miseria lo es”, como lo afirma el jesuita Rodrigo Zarazaga, quien trabajó en las villas del conurbano bonaerense y actualmente realiza una tesis sobre el tema en la Universidad de Harvard.

Sorprende Binner porque esta actitud no sintoniza con su perfil. De Binner se hubiera esperado que si tiene algo que denunciar lo haga formalmente y con pruebas, sin chicanas ni ironías. ¿Si Binner descubrió que la mercadería de esos camiones no son para distribuir entre la población pobre en el marco de un plan social, sino regalitos "de Papá Noel”, por qué no lo denuncia en la Justicia?

Pero también cualquiera se podría preguntar: ¿sólo el peronismo realiza clientelismo en la Argentina? ¿El socialismo no lo hace a su manera? Si el clientelismo es un canje de favores por votos, la utilización del aparato del Estado y sus recursos para beneficiar a su “clientela”, cabría preguntarse si sólo se hace clientelismo con los pobres. “La clase media también tiene acuerdos con los Estados nacionales, provinciales y locales, y también ofrece su voto, y los empresarios también reciben favores del Estado”, razona la politóloga María Matilde Ollier.

En la vorágine de la campaña presidencial, Binner muestra un perfil hasta ahora desconocido públicamente. Bajó a un terreno de la disputa electoral donde seguramente no se siente cómodo y  a la vez no es el que más lo beneficia.

Comentarios