Edición Impresa
Miércoles 16 de Enero de 2013

El clásico ya empezó a jugarse

  El primero será el domingo a las 20 en el Gigante. Dirigirá Juan Pablo Pompei y habrá 500 policías en la cancha y un operativo en toda la ciudad.  

Cada vez falta menos para que las camisetas de Newell's y Central, aunque se trate en este caso de un amistoso, vuelvan a mezclarse dentro de un campo de juego, en lo que es por lejos el partido más atrapante y pasional de los que se juegan en Rosario. El domingo, a las 20, en el Gigante de Arroyito, canallas y leprosos protagonizarán el clásico de ida, que tendrá la revancha una semana después en el Coloso Marcelo Bielsa. En ambos casos será sin la presencia de público visitante, por decisión de la empresa organizadora World Eleven y con el aval de los organismos de seguridad. En este sentido ya quedó establecido que unos 500 policías estarán afectados al operativo en las inmediaciones del estadio y además se diagramó un dispositivo especial para garantizar la convivencia en el resto de la ciudad. El partido será televisado en vivo por la señal de cable Fox Sports y dirigido por Juan Pablo Pompei. Así, tras varias idas y vueltas, y una previa plagada de rumores tendientes a poner en jaque la realización del derby, todo parece indicar que la pelota rodará el domingo por la noche en el cotejo más lindo que tiene la ciudad.

 

Ayer por la tarde el secretario de seguridad de Santa Fe Matías Drivet le confirmó a Ovación que el domingo unos "500 policías estarán dispuestos en las cercanías del estadio para garantizar la seguridad" y que a su vez "habrá un operativo que incluirá el resto de la ciudad", para prevenir cualquier tipo de desmán. "Tenemos la idea y estamos trabajando para que el clásico sea una fiesta y pueda ir la gente en familia a cada una de las canchas", auguró Drivet.

Además volvió que reiterarse con énfasis, tanto desde la seguridad de la provincia, como de los organizadores, que ambos encuentros serán "sin la presencia de público visitante", más allá de la insistencia de la dirigencia rojinegra, que incluso la semana pasada emitió un comunicado oficial para revertir la restricción. En este sentido si alguna persona se acerca al estadio con la camiseta o algún distintivo del equipo visitante, tanto en la ida como en la revancha, no podrá superar los controles policiales. Además se descartó el preliminar.

"La venta de entradas viene muy bien y hay 15 mil que ya fueron vendidas para el primer partido a través del sistema electrónico", según le confió anoche a este diario Guillermo Tofoni, presidente de World Eleven. "Para evitar cualquier tipo de inconvenientes en el ingreso al estadio habrá tres controles estrictos para que sólo accedan las personas que adquirieron las entradas legítimas", dijeron los organizadores.

En tanto, desde la Justicia descartaron de plano cualquier versión de que haya algún pedido a Fiscalía para suspender los clásicos por cuestiones de seguridad. El propio fiscal de cámaras Nº 1 de Rosario, Guillermo Camporini, le manifestó ayer a este diario que "hasta el momento no recibimos ningún requerimiento en ese sentido para que haya intervención de Fiscalía".

En cuanto a las entradas para el partido de ida, desde el viernes y hasta el domingo se pondrán conseguir en las boleterías del Gigante. Las populares cuestan $ 100 y las plateas $ 250. El viernes y sábado, de 10 a 17, y domingo desde las 10 hasta el horario del inicio del encuentro. Hay una chance de que mañana también estén habilitadas las boleterías, pero se define hoy.

La disputa del clásico rosarino generó en la previa una sinfín de idas y vueltas, marchas y contramarchas, algunas chicanas y rodeos, pero finalmente el clásico rosarino volverá a salir a escena, algo que los jugadores y cuerpos técnicos de ambos lados siempre quisieron hacer desde el principio. El domingo por la noche los muchachos de Gerardo Martino y Miguel Angel Russo estarán cara a cara para buscar la victoria que siempre tiene un condimento extra en los clásicos, aunque reconociendo de antemano, como es lógico, que los objetivos de la temporada pasan por otro lado. Igual, el clásico, siempre tiene la magia del clásico.

 

Comentarios