Clásico rosarino
Martes 18 de Octubre de 2016

"El clásico necesita tener un buen tercer tiempo"

Jerónimo De la Fuente, con la del canalla, remarcó que "no deja de ser un partido de fútbol", mientras que Emiliano Boffelli, vistiendo los colores rojinegros, sostuvo: "Los une la misma pasión aunque con otra camiseta".

"Enfrente tenés al que siempre le querés ganar"

Canalla desde su más tierna edad, Jerónimo De la Fuente sigue a Rosario Central esté donde esté. Las diferencias horarias y el lugar donde se encuentre es lo de menos. Se viene un nuevo clásico y el Puma lo empieza a vivir con intensidad, con la misma pasión con la que tacklea en una cancha de rugby.

En su palo, con Duendes, tiene muchas batallas encima y como jugador sabe lo que significa jugar un derby, de hecho antes de empezar la charla destacó que el dicho que dice que "los clásicos son partidos aparte" no es una frase hecha. Tras decir esto argumentó: "No importa el momento del año ni cómo estés en la tabla. Los clásicos son partidos que valen el doble. Enfrente tenés al clásico rival, al que siempre le querés ganar. Es esa rivalidad la que te motiva más que cualquier otro equipo. Ganando esos partidos, una parte del año está hecha. Son muy importantes, sobre todo para la felicidad del hincha y del jugador", destacó.

—¿Esa rivalidad creés que influye en los jugadores que no son de la casa?

—Sí, por el ambiente que se vive en el fútbol. Vas a ver un clásico y tenés más de 35 mil personas en el estadio, pensás en la conveniencia de un resultado positivo y las consecuencias de uno negativo. La presión de la gente juega su papel.

—¿Y los resultados anteriores?

—También influyen, pero en distinto modo para cada equipo. En Central será por mantener la racha que está teniendo, de seguir por ese sendero. Newell's, en cambio, tiene que salir a buscar el partido. Hace varios clásicos que no gana y ahora tiene una buena oportunidad en el Gigante con todo lo que significa para ellos ganar ahí. No tengo dudas de que es el que está más necesitado por ganar este clásico.

—En el rugby jugaste un montón de clásicos. ¿El tema de la localía influye?

—Sí, obvio, y creo que en el fútbol de hoy más que nunca. No hay parcialidad visitante y la realidad es que te sentís solo. El rival y la gente en las tribunas mete presión y eso, a veces, te hace salir del partido.

—¿Te pasó alguna vez con Los Pumas jugar algún test match y tener todo un estadio en contra?

—El primer recuerdo que se me viene a la cabeza es el del Mundial, cuando jugamos contra Irlanda. Si bien había muchos argentinos en la cancha, en el momento que Irlanda sale para la entrada en calor el estadio se cayó... Ahí sentí que éramos bien visitantes. Igual, los que juegan el partido son los que están en la cancha y no la gente de las tribunas.

—¿Qué opinión tenés de este Central?

—Tiene muy buenos jugadores. Al club llegaron refuerzos de calidad pero creo que ahora necesitan un poco más de tiempo, de estar juntos, para poder aceitar esos movimientos que quizás el año pasado salían de una forma más natural. Pienso que la idea que tiene el Chacho (Coudet) es la de pelear todos los torneos y la gente, más allá de que no se dieron algunos resultados, pienso que está conforme. Por ahí el hincha se mal acostumbró cuando Central ganaba y ganaba, y ahora que no consigue algunos resultados se empieza a desesperar pero, insisto, creo que eso es sólo una cuestión de tiempo.

—¿Destacás los resultados o la forma en que juega Central?

—Antes Central jugaba al pelotazo. A mí me gusta ver fútbol, como tocan y se mueven los jugadores para llegar al área. A uno le gustaría que juegue como el Barcelona, que hace mil pases llega al área y mete el gol, pero esa es otra realidad. Yo destacó el trabajo... Los resultados van a venir por una consecuencia del trabajo.

—¿De Newell's que me podés decir?

—Es un equipo con figuras de renombre, pero son los que necesitan ganar este partido. En el torneo vienen bien, están motivados y guardaron un par de jugadores para el clásico, algo que Central no hizo y que por eso sufrió la expulsión de Giovani Lo Celso. Están en ese momento que se los ve confiados. Va a ser un rival muy difícil.

—¿Qué partido esperás el domingo?

—Los dos van a salir a buscar su juego, pero inconscientemente se van a cuidar mucho de no arriesgar tanto, como pasa en todos los clásicos. Uno juega y a veces arriesga a sabiendas que si la jugada sale mal o el último pase no sale, corrés muchos riesgos. Una jugada de peligro que termine en gol te puede cambiar el partido. Va a ser un clásico cerrado, de dientes apretados, y el que haga el gol lo gana.

—¿El fútbol necesita de un tercer tiempo, más en partidos como este?

—Estaría muy bueno. No creo que eso cambie mucho el folcore del fútbol, va a seguir estando igual. Cuando los jugadores se juntan por causas solidarias a la gente le gusta. Estaría bueno que después de un partido, ambos equipos compartan un rato, hablando de lo que pasó... después de todo no deja de ser un partido de fútbol. Sería otro el mensaje que le darían a la gente, porque más allá de todo, si Central no existiera, o Newell's no existiera, no habría clásico.

"Un título no se goza si no se gana el clásico"

Si a Emiliano Boffelli le preguntan si prefiere a Duendes o Newell's como mínimo lo pondrían incómodo. Es tan grande el amor que tiene por uno y por otro que el polifuncional back de los Jaguares (que ya debutó en Los Pumas) no sabría por quién decidirse.

Se aproxima un nuevo clásico y él lo vive con intensidad, como todo lo que hace en su vida. Sabe, por experiencia, que este tipo de partidos "son aparte". Sin mediar pregunta detalló porqué el partido con Central tiene un sabor especial. "Fijate que Newell's salió campeón en 2013 y sin embargo el hincha no se siente lleno porque no pudo ganar los últimos clásicos. El título no se goza si no se gana el clásico. Es así. Se vive así, y más en el clásico de Rosario. Que no pueda ganar en los clásicos a Newell's le pesa y mucho, sobre todo a su gente. Hoy es una necesidad muy grande ganarle a Central, más que nada por la gente. Y por lo que veo de la gente de Central ganar un clásico es casi como ganar un campeonato".

—¿Cómo lo ves a Newell's para este partido?

—Creo que llega mejor que otras veces. Tuvo buenos resultados y eso se nota en la tabla. No obstante creo que va a ser más parejo que nunca, más allá de que Central todavía no se pudo acomodar en el campeonato.

—En el rugby jugaste muchos clásicos. Como jugador, ¿influye el resultado para el posclásico?

—Sí. Se da una cosa rara. Hasta ahí no importa cómo venís y si ganás es una inyección anímica importante. Fijate Central, después de ganar los clásicos cómo le fue... estuvo cerca de salir campeón. Sin lugar a dudas te da un empujón importante. Espero que este año venga para el lado de Newell's, para que nos pueda ayudar para arrimarnos más a la punta o para que nos sirva para entrar en algún torneo importante, ya sea a la Libertadores o la Sudamericana.

—El hecho de ir a jugar a la cancha de tu eterno rival, ¿es una preocupación extra o una motivación?

—Es una mezcla. Si bien se disfruta el doble ganar de visitante, en el caso del fútbol estás solo. No hay público visitante y no tenés con quién festejar.

—Vos jugaste varios partidos en el Súper Rugby donde los Jaguares estaban prácticamente solos. Ese tema de estar solo con un estadio en contra, ¿a un jugador lo potencia, lo inhibe o no importa?

—Depende de cada uno, de cómo maneje el partido, de cómo le funciona la cabeza en esos momentos. Desde mi experiencia deportiva te puedo decir que el público se hace sentir. Nos pasó con los Jaguares en la gira por Sudáfrica y en la de Nueva Zelanda. Si bien hay argentinos por todas partes no es lo mismo. En los primeros minutos se siente esa presión del público, la gente está eufórica y te lo transmite, por eso hay que aguantar ese lapso hasta que te vas acostumbrando. Hay jugadores que se meten más presión y otros que la saben manejar. En ese sentido el tema de la experiencia es fundamental. A un experimentado, como podría ser Maxi Rodríguez, no creo que le pese jugar de visitante.

—¿Qué papel juega la cabeza en el clásico?

—Mucho. Te diría que un 80% es cabeza y un 20% es talento. Un clásico se juega como una final y se gana metiendo.

—Si fuera DT, ¿cómo le jugarías a Central?

—Creo que los presionaría muchísimo arriba para que no haya esa conexión entre los volantes y los delanteros, porque se entienden muy bien. Ahora no juega Lo Celso y esa es una baja importante, pero no hay que descuidarse.

—¿Es cierto que pasaste por Newell's?

—Jugué un par de años en las inferiores, de los 10 a los 13 años. No llegue a jugar en AFA, empezaba justo al año siguiente. Estaba entre el rugby y el fútbol... es más, con todo lo que significa para mí, llegué a dejar de jugar al rugby un año. Andaba bien, me gustaba mucho. Jugaba de 5 o de volante por izquierda y me retiré ganándole una final a Central en la Rosarina. Mejor recuerdo que ese, imposible. Fue una linda experiencia.

—¿Te imaginás un tercer tiempo, como hacen Duendes y Jockey, después de un clásico entre Central y Newell's?

—Sería muy bueno. Ver a jugadores de Newell's y Central juntos, compartiendo un momento fuera de la cancha no es el fin del mundo. Hay que entender que el fútbol es un deporte y que a los dos los une la misma pasión, aunque con distintas camisetas. Sería lindo también ver la cancha dividida en dos, con público visitante. Eso es algo que enriquecería mucho el folclore. Es el clásico de Rosario, no es un clásico cualquiera. En la semana previa se va poniendo calentito; el día del partido se paraliza la ciudad y en la semana posterior se escuchan todos los ecos. Son quince días donde la ciudad sólo habla de eso y se vive con muchísima intensidad.

Comentarios