Ovación
Miércoles 12 de Octubre de 2016

El clásico por ahora es tribunero

La dirigencia de Newell's le envió una carta a su par de Central solicitándole 4 mil localidades para el choque en el Gigante del 23. Desde Arroyito no hubo respuesta oficial.

A casi dos semanas del partido, el clásico rosarino parece haber empezado. Al menos en el plano dirigencial. Es que la comisión directiva de Newell's le envió ayer a su par de Central, dirigida al presidente Raúl Broglia, una nota solicitándole 4 mil localidades para el choque del próximo 23 de octubre, en el Gigante, algo que tomó por sorpresa a la dirigencia canalla. Una carta similar fue enviada a Maximiliano Pullaro, ministro de Seguridad de la provincia. La misiva llegó a la sede de calle Mitre pasado el mediodía, luego de que ya varios medios tuvieran acceso a la misma. Algo parecido sucedió con el encargado de la seguridad provincial, quien cuando fue consultado en una rueda de prensa aún no tenía conocimiento de la misma. Lo concreto es que el pedido formal (la carta no está firmada por ningún directivo) por parte de Newell's está y de ahora en más la pelota parece estar en manos de los dirigentes auriazules y del Ministerio de Seguridad.

La carta, en uno de sus párrafos, advierte que "también es una realidad que el clásico ha tomado tanta relevancia no sólo por el partido en sí mismo sino también por el «folclore» que se genera en las tribunas (local y visitante), ya que allí se juega un «partido aparte»". En el medio hay, por supuesto, una reciprocidad para cuando Newell's reciba a Central en el Coloso, por la 24ª fecha. Allí los canallas tendrían garantizadas la misma cantidad de localidades.

Estas cartas lo que hicieron fue plantear un nuevo cuadro de situación en la previa del clásico. Porque desde Central deberán poner bajo análisis el pedido leproso y lo mismo debe ocurrir por parte del Ministerio de Seguridad, aunque desde el ámbito político estarían dispuestos a hacer el esfuerzo de armar un operativo acorde (ver aparte), siempre y cuando ambas dirigencias logren ponerse de acuerdo.

El vicepresidente segundo de Newell's, Cristian D'Amico, le confió ayer a Ovación que la propuesta presentada a Central obedece a que el clásico rosarino "es el más pasional del país por lo que se vive tanto adentro como afuera de la cancha y no es lo mismo con hinchas de los dos equipos en las tribunas". El directivo rojinegro confirmó que el club del Parque "garantiza la reciprocidad" cuando la Lepra reciba a Central, "con la misma cantidad de entradas".

Ninguna de las dos cartas cuentan con la firma de los directivos. En ese sentido, D'Amico explicó que antes del inicio del torneo la comisión directiva decidió por unanimidad solicitar en la previa de cada partido que Newell's juegue fuera del Coloso Marcelo Bielsa la presencia de hinchas leprosos, más allá de que prospere o no. Por eso ante Quilmes, Sarmiento y Temperley existió tal pedido, pero en todos ellos apareció la negativa de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide), con competencia en la provincia de Buenos Aires.

Este pedido y los anteriores (como los que vendrán) se dan en medio de un contexto particular, donde desde hace años no hay hinchas visitantes, a excepción de algunos pocos partidos. En los últimos meses hubo ciertos avances en el tema, pero siempre con el acuerdo entre ambos clubes y, sobre todo, con los encargados de la seguridad. En tal sentido D'Amico se mostró "confiado" en que el pedido prospere "porque creemos que el Ministerio de Seguridad está en condiciones de brindar las garantías necesarias".

Antes del inicio del torneo cuatro clubes dejaron claro en la AFA (Boca, River, Central y Newell's) que aceptaban gustosos la oferta de cualquier club para poder llevar hinchas, pero argumentando que no podían recibirlos porque ya tienen colmada la capacidad sólo con los socios.

El último antecedente del clásico fue por Copa Santa Fe y aún con equipos integrados en su totalidad por jugadores de reserva, tanto los clubes como el Ministerio de Seguridad provincial acordaron jugar ambos encuentros sólo con hinchas locales.

Del lado de Central lo que hubo fue sorpresa ante el pedido. Fue por eso que ningún dirigente se pronunció al respecto. Allegados a la dirigencia señalaron que el tema está en un período de análisis, al menos hasta que se abra una instancia de diálogo con el Ministerio de Seguridad, y que hay un convencimiento pleno de que como la capacidad del estadio está colmada con hinchas propios la posibilidad de recibir visitantes parece inviable.

El sábado será Estudiantes-Central, en Quilmes. Un día después Newell's-Gimnasia, en el Coloso. Recién a partir de ahí debiera aparecer el verdadero tiempo del clásico. Las cartas de ayer adelantaron los tiempos del derby rosarino.

Comentarios