Escenario
Jueves 18 de Agosto de 2016

"El cine y el teatro son los espacios más ricos"

"Dolores", con Emilia Attias, se estrena hoy. La actriz, de extensa trayectoria en televisión, protagoniza el filme ambientado en la década del 30, dirigido por Juan Dickinson.

Télam

Emilia Attias se juega la carta más fuerte al protagonizar "Dolores", el último filme de Juan Dickinson que se estrena hoy, y en el que compone a una joven mujer de una familia rural escocesa del interior argentino, que tras una larga ausencia regresa para iniciar un nuevo capítulo en su vida y en el que deberá enfrentar nuevos dilemas familiares y amorosos.

La actriz, ahora embarazada de siete meses y medio, vive un momento muy particular de su vida personal y profesional, porque además de esta producción ambientada a finales de la década del 30 mientras el mundo se debate en la segunda gran guerra del siglo veinte, es una de las figuras centrales de la comedia "El muerto cuenta su historia", de Fabián Forte, próxima a estrenarse.

"El cine es el espacio más rico para un actor junto con el teatro, que te hace disfrutar mucho de la profesión, experimentar y crecer, que ayudan a profundizar un montón tus habilidades por la profundidad a la hora de crear personajes porque son otras herramientas las que se ponen en juego", asegura la actriz en diálogo con Télam.

"Los papeles de estas dos películas son muy diferentes: mientras en uno se trata de una mujer muy fuerte que debe enfrentar su futuro en medio de una situación adversa, en el otro se trata de una especie de deidad vampírica, en una trama muy divertida", consigna la actriz que ya tiene en su mochila otros cuatro largometrajes.

Attias que en televisión participó en "Gladiadores de Pompeya", "Casi ángeles" y más recientemente en "Cromo", en cine fue parte de elenco de "Matar a Videla" y "Días de vinilo", para luego ser figura de peso en "El secreto de Lucía" y el policial "Contrasangre", donde demostró que tiene actitud y talento para papeles difíciles.

Esa fuerza queda demostrada en "Dolores", un filme riguroso de Dickinson que, además de ponerla en juego frente a la tensión que significa un drama de época con todas sus singularidades, la recorta como protagonista absoluta junto a un elenco sólido, completado por Guillermo Pfening, Roberto Birindelli y Mara Bestelli.

"Dolores" cuenta la historia de una mujer escocesa que regresa a la Argentina luego de la muerte de su hermana para hacerse cargo de su sobrino de ocho años, pero también atraída por el amor inconcluso por su cuñado, que como revancha por la atracción de la mujer por un vecino hijo de alemanes, marcha como voluntario a las filas del ejército inglés.

La propiedad familiar está en serias dificultades económicas que atenazan el futuro familiar y desde ese momento nada será igual ni para Dolores ni su entorno, todos forzados a sobrevivir a pesar del drama que protagonizan.

"Ahora se viene un año personal más libre, en el que espero tener más tiempo para mí, porque el cine te roba al menos diez horas por día y ni hablar de la televisión. Después de dos películas juntas va a ser un año muy tranquilo", comenta la actriz casada, desde 2009, con Naim Sibara, mejor conocido como El Turco Naim.

"Los puntos fuerte pasan a través de mi personaje, y el de Guille (Pfening) es el que de alguna forma me va modificando, y el de Roberto (Birindelli), sobre todo en el final de la película, son esenciales para que el que interpreto tenga sentido y capacidad de decisión, sin embargo no me paro en decir que es mi primer protagónico fuerte", confiesa.

"Lo que más disfruté -desliza- es que al tener la historia central para contar sobre mis hombros, todo el trabajo que hacés para preparar eso y la disposición que tienen del director y su equipo para armar el personaje es un goce porque tenés todas las herramientas a mano. Creo que todo lo que uno haga como actor es producto de un equipo".

Al repasar la trama, señala que "la historia está contada desde un ojo masculino viendo a la mujer, es como si lo contara Harry, el personaje de mi sobrino, cuando de grande vuelve a su casa y toma un libro de fotos. Como es una historia personal de la familia del director, es como si tratara de comprender ese universo femenino y porqué las mujeres tomaron estas decisiones".

"Dickinson nos indicó que más allá del guión, si se nos ocurría cambiar algo, que fuésemos austeros en las palabras, que nos manejemos con las miradas, que los personajes se manifiesten poco con el rostro, con decisiones contadas por el guión, las emociones contadas por los ojos, poca expresión gestual en general y un discurso ligero", puntualiza.

"La película -resalta- tuvo tanto trabajo de posproducción, de retoque de color, y para mi el resultado es como si estuviera viendo una película de época británica, y verme en ese contexto me da mucho placer, en el sentido de haberme dejado transformar por un director y por una historia y saber que entregué todo por ella. Fue un impacto verla terminada porque el director no nos dejaba ver nada antes".

Por último, Emilia asume que "siempre me gustó el cine y poder actuar en películas es algo que siempre agradezco y disfruto un montón", y añade que "El muerto cuenta su historia" es "una comedia feminista, una mezcla del mundo mágico vampiresco con la cultura celta antigua real, se trata de tres diosas celtas que son vampiresas, que buscan justicia de género y pone al hombre en un lugar dejando a la vista lo burdo del machismo y de como la mujer se venga de eso".

Comentarios