El Mundo
Lunes 16 de Mayo de 2016

El chavismo descartó el referendo revocatorio

El gobierno chavista de Venezuela afirmó que no se hará el referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro que impulsa la oposición, en una tensa jornada en la que recibió críticas desde sus propias filas.

El gobierno chavista de Venezuela afirmó que no se hará el referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro que impulsa la oposición, en una tensa jornada en la que recibió críticas desde sus propias filas. El revocatorio está respaldado por 1,8 millones de firmas, reunidas en pocos días por la oposición. Hasta ahora, era evidente que el gobierno, que domina todos los resortes de la Justicia, iba a postergar el referendo. Ayer, explicitó que no lo hará.

"Ellos (por los opositores) saben que aquí no va a haber referendo, están convencidos, están «haciendo pantalla» (aparentando), están manipulando a su gente", afirmó el vicepresidente venezolano, Aristóbulo Istúriz, durante un acto callejero de apoyo a Dilma Rousseff. "Primero, porque lo hicieron tarde, segundo lo hicieron mal y tercero cometieron fraude", afirmó, Istúriz en la ciudad Barcelona. El alto funcionario no citó fuentes de estas afirmaciones temerarias. Antes, el número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el capitán y diputado Diosdado Cabello, había dicho que el referendo revocatorio "no se realizará este año". Cabello dijo que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) opositora "no hizo la solicitud el pasado 11 de enero para cumplir con los lapsos establecidos en el reglamento electoral. Si de verdad quisieran un revocatorio lo hubiesen pedido el 11 de enero", interpretó Cabello. Al menos Cabello concedió la posibilidad de que el revocatorio se haga en 2017, cuando perderá una cualidad clave: de ser ganado por la oposición como se descuenta, Maduro será destituido, pero suplantado por su vice, el propio Istúriz. En cambio, si se hace dentro de 2016, como exige la MUD, caería todo el Ejecutivo y se debería convocar nuevas elecciones, por no haber cumplido Maduro la mitad de su mandato.

El pasado viernes Maduro decretó el "estado de excepción" (equivalente al estado de sitio) en todo el país, luego de que la MUD anunciara un plan de manifestaciones callejeras con el objeto de acelerar el trámite del revocatorio. La MUD inició meses atrás ante el Consejo Nacional Electoral (CNE, controlado por el chavismo) los trámites respectivos del revocatorio.

La Constitución establece que para promoverlo deben reunirse firmas del equivalente a 20 por ciento del padrón electoral, casi tres millones de personas. Pero además el CNE impuso un requisito previo, no fijado en la Constitución, la recolección de firmas por al menos 1 por ciento del padrón (algo menos de 200.000 ciudadanos). La MUD entregó hace dos semanas 1,8 millón de firmas para cumplir este primer requisito. y acusa al CNE de demorar el trámite de verificación para evitar que el revocatorio pueda realizarse este año.

Comentarios