Información general
Lunes 07 de Noviembre de 2016

El candado que hará vomitar a los ladrones de bicicletas

Se llama SkunkLock y expulsa un gas pestilente cuando intentan romperlo.

La bien llamada SkunkLock (candado zorrino) es una ingeniosa traba de bicicleta que ataca a los posibles ladrones con un repugnante cóctel de sustancias químicas, que los hace vomitar sin control.

Cuando Daniel Idzkowski, oriundo de San Francisco, supo que más de 1,5 millones de bicicletas estaban siendo robados en Estados Unidos cada año, decidió diseñar un medio más eficaz para la prevención de robos

Luego de seis meses de trabajo, se le ocurrió el SkunkLock, un sistema de traba-candado en U de acero hueco, que alberga químicos nocivos disuasivos, detectables aun a través de algunas de las máscaras de gas más avanzadas. La fórmula patentada, conocida como D_1, fue desarrollada por Idzkowski y su compañero Yves Perrenoud, y es perfectamente legal.

Embed

El SkunkLock está hecho de acero carbono endurecido que supera los 450 brinell, y está pintado de rayas blancas y negras, que recuerdan a un zorrino. Sus creadores tienen la esperanza de que el patrón y el logotipo del candado SkunLock asusten a los ladrones, pero que si insisten en cortarlo, se encuentren con una desagradable sorpresa.

El olor es aparentemente tan malo, que aturde a los maleantes y hace que vomiten casi al instante. Y si de alguna manera se encuentran lejos para evitar el olor, sin duda van a captar la atención de los transeúntes y aumentar las posibilidades de prevenir el robo.

Comentarios