Información Gral
Viernes 06 de Enero de 2017

El calor hizo descarrilar un tren en Catamarca

Una formación ferroviaria del Belgrano Cargas descarriló por la extraordinaria dilatación de las vías producto de la ola da calor que castiga desde hace una semana a Santiago del Estero, donde el termómetro llegó en algunos casos a los 55 grados centígrados.

Una formación ferroviaria del Belgrano Cargas descarriló por la extraordinaria dilatación de las vías producto de la ola da calor que castiga desde hace una semana a Santiago del Estero, donde el termómetro llegó en algunos casos a los 55 grados centígrados.

La inaudita ola de calor que viene soportando la región con temperaturas que superan casi como si fuera normal los 45 grados centígrados, trepando en algunos casos hasta los 55, provoca que los paños de asfalto revienten, señala el diario El Liberal de Santiago del Estero. Pero en las últimas horas se conoció el descarrilamiento de una formación del Belgrano Cargas que sucedió el viernes 30 de diciembre a las 17:30 en una zona montuosa y aislada, a unos 20 kilómetros al norte de la ciudad de Frías, entre las poblaciones de Quirós y San Antonio de la Paz, en la vecina provincia de Catamarca.

Según el relato de pobladores de la zona, se trata de una formación compuesta por la locomotora y 18 vagones cargados que provenían del Ingenio Ledesma, en la provincia de Jujuy, y llevaban como destino final la Estación Retiro, en Buenos Aires.

"Se trata de una zona en la que el terreno es sumamente blando, si bien hay ripio en donde se apoyan los durmientes y las vías, son tipo guadales con más de un metro de profundidad de tierra suelta", contó a El Liberal un experimentado ferroviario de la zona, que se llegó hasta este lugar.

Pero a esto que de por sí ya es un agravante que hace vulnerable el andar de las formaciones, se ha sumado el calor como condimento determinante de peligro.

"Las vías se desplazaron más de dos metros hacia la izquierda (con dirección norte a sur) lo que ocasionó que al paso del tren alcanzaron a pasar siete vagones y a partir del octavo hacia el final de la formación descarrilaron, sin que llegaran a caerse, pero sí se enterraron en la caliente tierra suelta", contó. Desde el lunes 2 de enero más de 15 operarios pertenecientes a la sección Vía y Obras del Belgrano Cargas, provenientes de las estaciones de San Pedro de Guasayán, Frías y Recreo (Catamarca), despliegan un arduo trabajo para volver a encarrilar los vagones. Además del esfuerzo humano, se trabaja con un camión de vía que transporta los durmientes y una pluma que acomoda los rieles, reemplazando los doblados por otros nuevos.

Comentarios