Jueves 03 de Noviembre de 2016

"El bebé de Bridget Jones": vuelve un personaje inoxidable con pasión por los problemas

Luego de 15 años y dos películas, Renée Zellweger vuelve al ruedo con esta comedia sobre una mujer en crisis permanente.

Bridget Jones, uno de los personajes femeninos más recordados de Renée Zellweger, vuelve al ruedo y a convertir su vida en una experiencia desastrosa. Acompañada por Colin Firth y Patrick Dempsey, en esta ocasión el desorden llega para la protagonista con un embarazo inesperado y de padre desconocido en "El bebé de Bridget Jones", que se estrena hoy en Rosario.

Si antes los conflictos de Bridget eran su fluctuante rigor para mantener su peso bajo control, encontrar al hombre ideal y mejorar su trabajo, ahora todo aquello dio paso a una vida más ordenada en apariencia y su antigua ingenuidad dio paso a un mujer más segura.

Después de terminar su relación con Mark Darcy (Firth), el "felices para siempre" de Bridget no salió de acuerdo con sus planes. Con cuarenta y pico, y soltera nuevamente, ella decide concentrarse en su trabajo como productora de noticias de primera línea y se rodea de viejos y nuevos amigos. Por una vez, Bridget tiene todo completamente bajo control. Así que ¿qué podría salir mal?.

Dirigida por Sharon Maguire, también responsable de la película que inició la saga con "El diario de Bridget Jones", el filme vuelve a abordar un personaje icónico creado por Helen Fielding. Fielding, por entonces una autora desconocida, inició con su columna la serie de comedias que comenzó en 2001 con "El diario..." y continuó en 2004 con "La edad de la razón".

La columna ganadora. El 28 de febrero de 1995, una pequeña y sencilla columna escrita por la entonces desconocida autora apareció en el diario británico The Independent. Fue escrita desde el punto de vista de una mujer joven y soltera llamada Bridget Jones (edad: 32, peso; alrededor de 60 kilos) que vivía y trabajaba en Londres.

Las columnas rápidamente ganaron popularidad, y como Bridget se convirtió en un nombre popular, también significaron ofertas laborales para su creadora. En menos de diez años desde las primeras palabras de Fielding sobre su aparición, Bridget Jones se había trasladado a dos de los libros de mayor venta internacionales y dos éxitos mundiales de taquilla que va camino a recaudar más de 600 millones de dólares.

Fielding nunca se propuso crear un modelo de mujer y sin embargo creó una heroína que había sido pasada por alto por la cultura popular. Esta era una mujer que, a pesar de su independencia, no temía revelar sus falencias e inseguridades, algo casi tabú en una sociedad que reclama el éxito a cualquier precio.

Con excepción de la autora, nadie conoce mejor a Jones que la artista que la interpretó durante todos estos años. "Bridget es eternamente optimista, modesta y recurre al humor cada vez que enfrenta la adversidad", reflexiona Renée Zellweger. "Tenaz y determinada, nadie logrará derrotarla. Ella es perfectamente imperfecta y eso es con lo que las personas se identifican de ella".

En el centro del dilema de la protagonista está su temor de terminar sola; eso se traduce en una independencia con un costo considerable. "Uno de los motivos de que haya funcionado la primera comedia fue no solo debido al humor sino también a que las personas se identificaron con el temor a la soledad de Bridget", afirmó Sharon Maguire, que termina la trilogía con su trabajo como directora en este capítulo. "Es un miedo universal, y que sigue siendo un tema prominente en el viaje del personaje. Ese es un punto de acceso integral para que el público empatice con Bridget. El trasfondo universal es que todos temen estar solos".

Crisis y presiones. La tercera entrega encuentra a Bridget como una galardonada productora de un importante programa de noticias. Dejó de fumar, redujo el consumo de chardonnay, no se obsesiona con su peso y sus libros de autoayuda fueron reemplazados por literatura política. "Le dimos a Bridget un empleo mucho mejor", afirmó uno de los productores. "Es un programa bastante importante que ella está decidida a lograr que siga siendo importante y serio, sin embargo, está bajo presión de hacerlo más popular".

Cuando el público conoció a Bridget ella tenía 32 años, y en "La edad de la razón", tenía 34. En "El bebé de Bridget Jones", ella celebra su cumpleaños número 43. Cuando los productores incorporaron a Maguire al proyecto, una de las cosas que eran importantes para el directora fue que la historia reflejara lo que le sucede a los adultos en estos años de transición clave, tanto a nivel emocional como profesional.

A pesar de su éxito, en la nueva historia, Bridget conserva la torpeza que la hizo tan atractiva. "Todos esperan hacer algo con sus vidas y algunos terminaron decepcionados. La forma en que Bridget se las arregla para perseverar, a pesar de las circunstancias que podrían hacerla caer, es inspiradora", dijo Zellweger. "Ella sufre las mismas cosa que todos sufrimos y, en especial, en sus momentos privados, te podés identificar con ella", consideró.

A pesar de su independencia, Bridget permanece ferozmente soltera. Cada uno de sus amigos avanzó y evolucionó, incluso Tom (James Callis), su mejor amigo gay, se estableció y adoptó un bebé. Ella es la última que queda sola. "Bridget cambió, pero sigue lidiando con algunos de los mismos problemas", dijo la directora. "Ella sigue teniéndole miedo a la soledad y se tambalea buscando un sentido a su vida. Es tan imperfecta y tiene tantos defectos, que para ella las cosas nunca están totalmente arregladas y con moño. Dicho esto, ella sigue siendo la misma Bridget que conocemos", afirmó la directora y añadió: "Le encantaría tomarse una botella de Chardonnay, pero ahora es un poco más sensata".

Comentarios