El Mundo
Jueves 29 de Septiembre de 2016

El avión malayo fue derribado en 2014 sobre Ucrania por un misil ruso

El misil que derribó el avión de Malaysia Airlines en 2014 en el este de Ucrania fue transportado desde Rusia, afirmó ayer la fiscalía holandesa, que aseguró haber identificado a un centenar de personas implicadas.

El misil que derribó el avión de Malaysia Airlines en 2014 en el este de Ucrania fue transportado desde Rusia, afirmó ayer la fiscalía holandesa, que aseguró haber identificado a un centenar de personas implicadas. Rusia reaccionó y tildó de "sesgada" la investigación penal internacional que arrojó estos resultados, publicados en Holanda, mientras que Ucrania concluyó la "implicación directa" de Moscú en la destrucción del Boeing 777 que cubría una ruta Amsterdam-Kuala Lumpur, y que causó la muerte de 298 personas que iban a bordo.

La pericia también confirmó que el misil había sido lanzado desde un campo entonces situado en el territorio controlado por los separatistas prorrusos, quienes negaron ayer responsabilidad. Sin embargo, los investigadores llegados desde Bélgica, Ucrania, Australia y Malasia, cuyo trabajo fue coordinado por la fiscalía holandesa, no acusaron directamente a Moscú de aportar el sistema BUK de lanzamiento de misiles a los rebeldes. El Kremlin siempre negó cualquier implicación, acusando al ejército ucraniano de estar detrás de la tragedia.

El avión de Malaysia Airlines fue abatido el 17 de julio de 2014. La mayoría de pasajeros eran holandeses. "Basándonos en la investigación penal, podemos concluir que el avión del vuelo MH17 fue abatido el 17 de julio de 2014 por un misil BUK de la serie 9M38 traído del territorio de la Federación de Rusia y que, después del disparo, el sistema fue devuelto a Rusia", afirmó Wilbert Paulissen, uno de los responsables de la investigación, que compareció en Nieuwegein, cerca de Utrecht, en el centro de Holanda. Basándose en fotos, videos, testimonios, datos de telecomunicaciones y conversaciones telefónicas, los investigadores recrearon el itinerario tomado por el convoy que transportó el BUK.

Poco antes de la tragedia, los separatistas mencionaron telefónicamente que necesitaban un sistema de defensa aérea mejor, refiriéndose específicamente a un BUK, y utilizaron las palabras "ha cruzado la frontera", dijeron los investigadores. Según los peritos, existen "pruebas irrefutables", incluyendo fotos de una columna de humo blanco, que identifican el lugar del disparo: "Un campo, cerca de Pervomaiski que, en aquel momento, estaba controlado por los combatientes prorrusos".

Otra investigación, coordinada por la Oficina holandesa de investigación para la seguridad (OVV), llegó a las mismas conclusiones en 2015, sin identificar a los autores del disparo. Moscú y los separatistas desmienten esta versión.

Comentarios