Edición Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2015

El aula que lleva el nombre de Gerardo Escobar

Está en la Escuela Nocturna donde terminaba la primaria. Las compañeras lo recordaron con una emotiva letra de cumbia

"Déjame que me quede en este día suspendido en el aire de tu aroma/ que la vida me huele a hoja seca y es más duro el invierno con tu ausencia/ Llévame un solo instante a tu presencia, que tu ausencia me duele a intensidades/Quién diría que te fueras cuando tu vida en flor era una fiesta", dice la letra de la cumbia "Entre el cielo, vos y yo" de Tito y La Liga. Es la que eligieron las compañeras de Gerardo Escobar para escribir sobre un afiche color lila colocado en la puerta del salón donde terminaba la primaria. Muy cerca, una placa lleva su nombre y recuerda al joven que el 14 de agosto pasado fue a bailar y una semana después fue hallado muerto en el río. Actualmente por este crimen hay cinco imputados: tres patovicas y dos policías.

Ana Lucas era la maestra de Gerardo en el anexo de la Nocturna Primaria Nº 30, que funciona en Pasaje Ancón 3.420 (Avellaneda al 3400). Hasta allí llegaba todos los días el joven para finalizar el 7º grado. Repasa que la placa la donó la dirección de la Escuela Para Adultos Nº 30 y que esperaron hasta el 14 de octubre pasado para descubrirla, ya que se cumplían dos meses de la desaparición del estudiante. Además pretendían no estar tan tristes. "Pero la emoción corrió", contó Ana. En ese breve acto estuvieron las compañeras de clase, los familiares y hasta los chicos de la Primaria Nº 1.379 que comparte el edificio con la nocturna.

Para recordar.EN_SPACEEn ese encuentro, las alumnas escribieron unas palabras de homenaje y cantaron la cumbia de Tito y La Liga. Luciana, la hermana de Gerardo descubrió la placa y Ana compartió unas palabras donde recordó que las docentes "no se preparan para vivir situaciones como estas", donde de un día para otro desaparece un joven alumno y aparece luego muerto en el río.

"Todo lo hicimos desde el corazón, queríamos estar presentes. Los familiares y seres queridos de Gerardo saben que cuentan con nosotros", comparte Ana. En el acto también estuvo presente Amsafé Rosario, que llevó una placa con un pedido generalizado: "Basta de matar a nuestros alumnos".

"Pichón", como lo conocían a Gerardo, terminaba el 7º grado en esta escuela cercana a su casa y pensaba una vez graduado seguir estudiando la escuela secundaria. En una nota publicada en este suplemento (sábado 12 de septiembre) sus compañeras de clases lo recordaron como un joven muy respetuoso y solidario. "El sentimiento de ausencia sigue estando, lo seguimos extrañando. Seguiremos apoyando la búsqueda de la verdad", expresó su maestra Ana Lucas.

Comentarios